viernes, 13 de marzo de 2015

Hágase la paz

Dijimos aquí, más de una vez, que cuando el establishment enuncia su obvísima preferencia por Daniel Scioli en la interna del Frente para la Victoria, uno puede y debe alertarse por esa manifestación de impugnantes del programa oficial. 

“Pero, también, comprender que se trata de una confesión derrotista del universo adversario que, convencido de que le será dificultoso vencer con candidatura propia, aspira a intrusar el elemento que presume victorioso.” En algo de eso anduvimos, de nuevo, esta semana. Cada tanto rebrotan las intromisiones de personajes menores, considerados desde la perspectiva del ecosistema peronista, en la relación que la presidenta CFK mantiene con el gobernador de la provincia de Buenos Aires. Acéptese que no idílica.

Tan desopilante fue este último episodio que se apagó casi sin haberse encendido. La versión de una hipotética intervención del PJ para colocarlo al servicio del ex navegante a motor involucró a un jubilado como Eduardo Duhalde y a los pintorescos José Manuel De La Sota y los hermanos Rodríguez Saá, que de tanto que alambraron sus territorios contra cuerpos extraños a la vez tampoco consiguen extenderse fronteras afuera de allí, deviniendo delirantes sus intenciones presidenciales.

Como era presumible, Scioli, en persona, salió a despegarse de la movida. A su estilo, que no es el de aludir directamente los asuntos. Pero ratificó fuertemente su alineamiento con Cristina Fernández, en línea con el rediseño que dispuso en su hoja de ruta promediando el año pasado a raíz de una observación de las estructuralidades políticas de la hora, en que el kirchnerismo organiza la disputa electoral y, sin mayores dificultades, domina el tablero.

El problema en cuanto al sciolismo son ciertas figuras del entorno que insisten en su disparatado intento de convencer al ex vicepresidente de correr por fuera del FpV-PJ, lo que en su afiebrado e ignorante entendimiento acrecentaría sus chances.

Es muy probable que haya sido desde ese segmento del pequeño edificio que acompaña a Scioli que se alimentaron las versiones, y hasta quizá también ciertos actos preparatorios tendientes a la concreción del plan de fuga hacia desiertos opositores. Lo preocupante es que esta vez se plegaron los referentes anaranjados más sensatos a estas poco dúctiles maniobras, en su caso en torno a la disputa verbal que plantea, en el marco de las PASO que se avecinan, el otro candidato kirchnerista, Florencio Randazzo. Quien --dicho sea de paso-- también debería reconsiderar sus niveles de embestida verbal, en tanto ello supone una desinteligencia de cara a lo que le esperaría en octubre en caso de triunfar en la competencia doméstica. Con buen tino y con buen todo, CFK aplicó paños fríos a ese duelo haciendo equilibrio entre ambos.

Cada uno de ellos tendrá sus razones para semejantes reacciones. Ninguna, sin embargo, alcanza para justificarlos.

Si de la pretensión corporativa de mojar el pancito en el caldo oficialista se puede adivinar su prevalencia en la perspectiva comicial que se avecina, de la especie que involucraba a Duhalde y demás gerontes conviene extraer el reconocimiento de la aún vigente importancia operativa del PJ, que prueba el acierto del FpV en la apuesta a por su reorganización luego del resbalón 2013, que evitó que pase a mayores el garrochismo hacia el entonces triunfante Frente Renovador.

Pero los chispazos entre Scioli y Randazzo deben ineludible y urgentemente convocar a replanteos tácticos. Además de lo dicho arriba en relación a la necesidad de sumar en una coyuntura más estrecha que la de hace cuatro años, lo que muy difícilmente podrá prosperar desde la fragmentación del espacio propio; asoma una cuestión de enorme relevancia cuando se estudian las diferencias relativas entre los distintos actores en pugna: el FpV puede exhibir como capital político su sólida construcción en materia de gobernabilidad, que le ha habilitado 12 años de duración, impensables cuando alumbró, a partir de la mega crisis de 2001 que desfiguró gravemente el sistema de partidos nacional, drama sin solución al día de la fecha.

Flaco favor se hacen a sí mismos el gobernador y el ministro si insisten en disputar a Macrì y a Massa la sección noticiosa de escándalos, que la oposición viene regalando como materia de comentario hace meses. No pasa por evitar la puja, que de hecho es presumiblemente un objetivo de Cristina Fernández como maniobra dirigida a concentrar los focos de atención en su fuerza, sino de la forma en que ello tramita. En la misma escena del llamado al orden que efectuó a su tropa la presidenta de la Nación estuvo Mariano Recalde, pre candidato del peronismo en la interna del FpV porteño. Un examen profundo de las razones que lo depositaron en ese sitio excede espacio y propósito de este post. Queda para mejor oportunidad. 

Pero convendría prestar atención al nivel de consenso que reúne un dirigente con ya años de gestión exitosa sobre el lomo en Aerolíneas Argentinas, y que puede ser considerado, al mismo tiempo, como expresión del proyecto en el ámbito de la militancia juvenil y universitaria, del movimiento obrero organizado y del PJ-CABA. Algo tendrá que ver él en todo eso. Más allá de la seguramente determinante predilección de CFK por Recalde, esta postulación es hija de situaciones previas: la multiplicidad y pluralidad de apoyaturas que ha cosechó antes de ser consagrado, y por cuya contemplación prevaleció por sobre Juan Cabandié, otro camporista, incluso de mayor recorrido que el abogado laboralista en el escenario local. Lo que demuestra que no basta con la pertenencia a la agrupación que conduce Máximo Kirchner.

"Ni sectarios, ni excluyentes", enseñó el general Perón. Bueno sería que todos los presidenciables lo tuviesen en cuenta.

1 comentario:

  1. Mucha literatura para sostener a Scioli dentro del FPV. Estamos equiparando a un personaje que se lleva bien con los que denigran a Cristina y solo el sabrá porque no se fue con Massa, pero la mujer del diputado, lo definió acertadamente, cuando lo trató de "forro. Les dejo un linck para que se entretengan.

    https://www.youtube.com/watch?v=Q8Ljnrd0Whc&t=15

    ResponderEliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: