martes, 2 de diciembre de 2014

Evidencias de alarma

Hace un par de semanas corrió fuerte el rumor de un cierre gigantesco en el Frente para la Victoria, inclusivo de la totalidad de sus fracciones, en torno de la candidatura del gobernador de la PBA, Daniel Scioli, a la primera magistratura. 

El mega diseño incluía la postulación a jefe de Estado bonaerense del ministro de Interior y Transporte de la Nación, y también pretendiente presidencial kirchnerista, Florencio Randazzo, máximo retador de Scioli en la interna oficialista. La versión sonó convincente cuando, casi en simultáneo, se verificó un freno en la dinámica de las campañas de todos los aspirantes del FpV a la sucesión de la presidenta CFK… excepto en la de Scioli. Lo que parecía dar crédito a la hipótesis de un guiño de Olivos a quien fuera vicepresidente de Néstor Kirchner. 

Con el correr de los días, ese globo se fue desinflando, y hoy lo único confirmado es la reaparición de movimientos en el espacio efepeveista tendientes a vigorizar la idea de una PASO competitiva, que igualmente en algún momento se reducirá respecto de sus actuales (excesivos) ocho participantes (además de Scioli y Randazzo, Julián Domínguez, Aníbal Fernández, Agustín Rossi, Jorge Taiana, Sergio Urribarri y Juan Manuel Urtubey).

En paralelo, desde la semana pasada, Cristina Fernández está siendo investigada de modo, por lo menos, cuestionable por el juez federal Claudio Bonadio, en una causa que sufre de serias inconsistencias procesales, que en algún momento también deberán ser materia de tratamiento en sede judicial. El telón de fondo de esa disputa es la reforma del Código Procesal Penal, que, por la conversión del sistema inquisitivo en acusatorio que propone, lo cual implicaría un desempoderamiento de los magistrados, genera esta reacción defensiva en los tribunales federales, el sector de la magistratura que con mayor fuerza acusa ese golpe. La causa Hotesur en sí, y los problemas de Bonadio en el Consejo de la Magistratura --tanto como su pasado-- son, así, cuestiones secundarias. A lo mucho, diagonales que se cruzan como meras efectividades conducentes.

Se trata, entonces, de preguntarse, e intentar responderse, si ambas situaciones se conectan.

Desgraciadamente para la cosmovisión antagónica a la que se organiza en derredor de la conducción de CFK, el más pavo de sus delegados, Luis Majul, dejó ver los hilos de la maniobra: el objetivo, explicó, no pasa por establecer una verdad jurídica, sino por ensuciar lo suficiente a la acusada en el camino hacia la contienda 2015. Todo venía muy tranquilo en esos campamentos hasta el resultado de las presidenciales brasileñas, que imaginaban distinto en un contexto muy similar al local, sumado a encuestas por ellos mismos publicadas que confirman el enorme peso que, aún a despecho del enorme desgaste a que es sometida y del natural al cabo de 12 años de gestión, conserva todavía la presidenta de la Nación. Determinante para la perspectiva del desempeño del FpV en las urnas, luego de que, por enésima vez, se apresuró el acta de su defunción.

El último estallido dramático de Elisa Carrió, tal vez la más fiel representación del establishment en el elenco dirigencial opositor, es apenas la escenificación del desespero antikirchnerista. Ese quiebre, a su vez, ensancha los márgenes de acción de la jefa del Estado para jugar en el trámite de su reemplazo, por su impactó en lo específicamente partidario. No resulta necesario concentrar fuerzas en el contexto conflictivo y desorganizado del adversario.

Carlos Pagni citó a Francis Bacon en cuanto a su tesis acerca de que a la naturaleza es más útil estudiarla cuando entra en convulsión, porque se vuelve más sincera. Con la política suele ocurrir lo mismo, agregaría el lúcido analista opositor.

Acierta. Sólo que, evidentemente, escribió el inicio de esa columna de opinión mirándose frente a un espejo.

3 comentarios:

  1. Urtubey se bajó, su hermano dijo en el Vermucito el domingo 23 que iba por la reelección provincial. Y quedaron 7.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Pero dijo explícitamente que se bajaba de la presidencial?
      Porque, digo, Salta elige gobernador en marzo/abril, siempre. Y al ser la nacional varios meses después, no sería raro que juegue primero a conservar el territorio para, luego, proyectarse.

      Eliminar
  2. Es cierto, sigue siendo posible. Pasa que cuando Gerardo le dijo que estaba tirando una bomba ya que esto implicaba que se bajaba no puso mucho énfasis en desmentirlo (dijo algo así como "Por supuesto que el que decide es él"), pero eso fue todo.

    ResponderEliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: