martes, 19 de agosto de 2014

La natural convergencia entre FAUNEN y PRO

Cuando se lanzó el espacio FAUNEN, aquí se dijo que lo único que interesaba de todo ese experimento era si finalmente confluirá, o no, con el ingeniero Maurizio Macri.

Pasados casi 4 meses de aquello, se puede confirmar la tesis: no han discutido otro tema que los amagues de negociaciones en torno de la posibilidad de una alianza con el PRO. No se conoce que trasciendan con peso considerable por ninguna cosa que no sea ésa. La escena novelesca entre Fernandos Solanas y Elisa Carrió es sólo el último y, probablemente, definitivo capítulo de esta historia. En el post a que se hacía referencia en el párrafo de apertura, dijimos también que la, por así decirle, pata progresista de FAUNEN (que carece de electorabilidad) importa poco y nada en cuanto a ese debate. 

El vacío que le hizo Lilita a Pino es la escenificación letal de esa intrascendencia. El senador nacional porteño fue notificado de que su capacidad para imponer condiciones en la coalición es cero. Es consumidor y no productor de poder.

Esta vez, corresponde reconocerlo, Carrió se respalda en un razonamiento político impecable para conducirse: Pino se resiste a reconocer el territorio electoral que lo sustenta. Que comparte, de modo dominante, con el macrismo. Cuando quiso disputar el liderazgo de ese sector, en 2011, fue sopapeado. La competitividad del espacio pasará por no dividir ese voto a partir de la solución por la vía de las PASO de la carencia de un liderazgo que, per se, sintetice la pluralidad interna. Lo explicita el legislador porteño Gustavo Vera por estas horas: FAUNEN es una construcción antiperonista. Así es porque no tienen chance de ser otra cosa: expresan la representatividad que les da razón de ser en las urnas. Solanas insiste en un discurso ajeno al contrato que lo depositó en la Cámara Alta. Que, además, es propio de ciudadanía que hace tiempo le resulta refractaria.

De hecho, pocas han sido las diferencias sustanciales entre unos y otros en cuanto al programa inaugurado en 2003.

Es posible aventurar que el republicanismo se mueve en función de curarse de la testimonialidad. Fundamentalmente las estructuras radicales, que quieren frenar el drenaje que los desangra desde 2001: les queda una sola gobernación, no quieren perder también intendencias. No se trata apenas de agruparse, sino de ofrecer una idea de solidez alternativa

De movida, no hay peor cosa que creerse lo que no se es: uno corre riesgo de quedarse hablando sólo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: