martes, 5 de agosto de 2014

La medida de un desafío de época

Mariano Grimoldi escribió el domingo último un excelente post cuya conclusión es que el fallo Griesa coloca a Argentina en una situación histórica bisagra.

Más allá de las especificidades propias de toda coyuntura, es muy probable que en 2013 el kirchnerismo haya tropezado por haberse resentido su condición de agente disruptivo de la política argentina para una porción sensible de la ciudadanía (no para este blog). La comparación entre el país actual y el que recibió Néstor Kirchner arroja un balance positivo. Pero da la sensación de ser ésa una cuenta que se saldó con la victoria de 2011. Ganó espacio en la puja de tendencias sociales el reclamo por una agenda superadora de cuestiones que se consideran consolidadas desde 2003.

Hace poco, en medio de un debate en las redes sociales, este comentarista dijo que de la política internacional provendría la recuperación oficialista.

En la medida que el gobierno nacional consiga articular el rol que, según Grimoldi, le tocará en lo sucesivo a Argentina en el orden financiero mundial, con su funcionalidad representativa en el escenario político local y con la capacidad que conserva el frente externo de condicionar la marcha de los asuntos cotidianos del programa económico, tendrá mejores perspectivas de reconvertirse como oferta electoral. Decíamos la semana pasada, ya no sólo se trata de un asunto de pertenencia ideológica: por estas horas se discute, lisa y llanamente, la destreza intelectual y la fortaleza emocional que implica para un dirigente asumir la resolución de cuestiones de Estado. 

Así las cosas, más les convendría a los formadores de opinión opositora coincidir con la presidenta CFK en cuanto al carácter épico del diferendo buitre. Si ésta es una puja meramente administrativa y aun así les cuesta afrontarla, quién sabe cómo reaccionarían ante un expediente de proporciones.

Al fin y al cabo, todo relato, que no sólo existe uno en estos campamentos, supone algún costo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: