viernes, 11 de abril de 2014

Yendo hacia la cama del enemigo

Resulta difícil mensurar el acatamiento a la huelga general/lock out multicolor de ayer. 

Con piquetes varios de por medio y sin movilización que corone la jornada (desestimando las enseñanzas de Saúl Ubaldini en la materia), puede, o no, haber sido un éxito. Es y será una incógnita, atractiva para una disputa que no es la más jugosa para abordar. En última instancia, si Hugo Moyano pretende instrumentar su fortaleza gremial en incidencia política, sabrá evaluar si esto le sirvió para trascender como agregador de volumen humano, o bien como mera fuerza de aguante. 
Capaz de bloquear una ciudad pero no de operar una correlación de fuerzas. Cosa suya. 
Más hacia el final del texto se entenderá a qué queremos referirnos.

Ya sus escasas dotes para calibrar en ese territorio derivaron en que, de exigir la vicepresidencia de Cristina Fernández para uno de los suyos en 2011, terminara fiscalizando las mesas de Francisco De Narváez en las elecciones legislativas 2013. Cuidando el mísero 5% de votos del diputado nacional colombiano. 

Si esa irrelevancia se llega a trasladar a cuerda sectorial, será para resolver en Camioneros.

Abundar, por otro lado, en detalles jurídicos sobre la violación a la libertad sindical en que incurrieron (derecho a no adherir al paro) es para una polémica interesante pero poco taquillera.

La ensalada de la medida de fuerza, por último, es, ahí sí, el asunto relevante para la discusión. 
Pero no por el dato en sí mismo. La heterogeneidad al interior de las representaciones es un paisaje habitual del ecosistema político argentino. E incluye el menú disparatado de exigencias, que llegaba incluso al... ¡narcotráfico! No da para escandalizarse, aún con lo inentendible de que en una movida de este tipo participen sectores patronales como la Federación Agraria Argentina, entidad con la que debería conflictuar y no contuberniar Gerónimo Venegas, espada del moyanismo. Responsable de la paupérrima situación laboral de los peones rurales, tal vez los peores del universo sindicalizado. 
Ídem cabe para su militancia kirchnerista de hasta hace nada.

Acá no se trata de si una huelga es política o no. Siempre lo es. Como todo en la vida.
Bueno es que algunos empiezan a reconocerlo, y dejan el acting del apoliticismo de lado. Lo que debe preocupar es el aspecto cualitativo de la propuesta. Es decir, hacia dónde dirige sus esfuerzos el conglomerado que organizó la protesta.

Y a tal fin, resulta necesario y llamativo estudiar las definiciones otorgadas por Hugo Moyano durante la conferencia de prensa con que epilogó su día de protagonismo. Habló allí de “gente”, no de “clase obrera”, muy lógico en un peronista, pero ni siquiera de “trabajadores”. Llamó al gobierno nacional a “dejar de lado la soberbia” y allanarse al “dialogo”. Rechazó las “divisiones”, en lo que hicieron especial ruido sus alabanzas a “el campo”, al que atribuyó “la situación del país”. Pidió contra la inseguridad, relativizó los episodios de intentos de homicidio --mal llamados linchamientos-- de las últimas semanas y despotricó contra la capacidad recaudadora del Estado nacional (de la que han surgido muchas prerrogativas para su sindicato). 
Incluso el repudio, pero sólo declarativo, a los cortes de caminos que lo auxiliaron.

Sería estúpido pensar que ese cuidado en el vocabulario es inocente, espontáneo.
Forma parte de una voluntad de conectar por fuera de lo propio. Con modos y gestos propios de segmentos que sienten repugnancia para con él (y lo que es peor: para con los suyos). Hoy se decía en Twitter, y es atendible, que aquí se quiso dar también un mensaje a fuerzas opositoras. Para el cierre de listas o más allá de ello. Desde esto último surge la preocupación por el carril que elige transitar el moyanismo. Francamente incompatible con las necesidades de sus defendidos. Ayer decíamos que se está poblando demasiado la disputa electoral, por así decirlo, a derecha (no es exacto, pero para que se entienda). Por la decisión opositora de adaptarse a un estado de cosas en tal dirección y expresarla incondicionalmente.
Puede que al paro general de ayer haya que sumarlo a esos movimientos, en idénticos términos. 

Pero, en este caso, es mucho más grave. Por la suerte de los sujetos sociales que componen a los actores en cuestión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: