lunes, 24 de marzo de 2014

Los próximos 24 de marzo

Hace 10 años, con su discurso en la ex ESMA, Néstor Kirchner inauguró oficialmente que memoria, verdad y justicia sería una política de Estado. Hoy se ha podido leer que Alejandro Horowicz y Ricardo Tasquer se preocupan por el contenido de la fecha. Actual y futuro.

El kirchnerismo ha sido y es criticado por, se explica, de la utilización política que habría hecho de "el tema de los Derechos Humanos". Esa impugnación forma parte de lo que, a mi criterio, es la incomprensión del hecho histórico. Entendiendo que se tiene por uso un significado negativo, también es posible decir que, camuflada bajo el reproche a lo que se denomina partidización de la causa, se esconde la voluntad de no discutir el orden socioeconómico que vino en combo junto con el terrorismo de Estado.
Los organismos de DDHH tienen una lectura de lo sucedido que, evidentemente, es distinta a la de gran parte de la sociedad y de otras fuerzas políticas. Y con toda lógica, operan a favor de lo que, entienden, se requiere a partir de esa divergencia allí donde encuentran eco.

Con el procesamiento de Carlos Pedro Blaquier, y luego de otras sentencias de corte similar, en los tribunales parece estar teniendo cabida otra interpretación que la histórica, tanto la de los tiempos de la teoría de los dos demonios como la de cuando hubo impunidad absoluta. Pero no se trata sólo de expedientes judiciales sino además de los beneficiarios y los beneficios que organizó el Proceso de Reorganización Nacional (tesis Conadep). No es casual que los juicios hayan avanzado conforme debieron ceder en su posición de privilegio respecto del gobierno del Estado.
Resulta imposible no pensar una cuestión como réplica de la otra.

Esta recordación tendrá, entonces, a partir de 2016, el tinte que corresponda al consenso que reúna al interior del resto del arco partidario la idea de que se honra la lucha por los DDHH sólo si el juzgamiento penal es ampliado más allá de los ejecutores e ideólogos de la faz represiva de la dictadura, al tiempo que por lo menos se sostenga la relativización de sus transformaciones socio/económicas como sentido común.

No es, aquí tampoco, como dijéramos hace un par de días en relación a lo estructural del conflicto salarial docente, buen augurio el rechazo a la propuesta de penalización de empresas en el caso de delitos económico/financieros.

La actualidad es, así, siempre algo que se constituye con lo que se trae desde antes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: