lunes, 7 de octubre de 2013

No queda otra


“(…) hay que armar una gobernanza distributiva compatible con el crecimiento a la baja que se viene. Para los gobiernos esto significa repensar alianzas económicas (…) cierta clase de concertación sindical que comprenda mejor la tramitación de la contenciosidad (…)”. Nos cuenta un cerebro massista de los más conocidos en la red.

De ese modo, con el lenguaje pretendidamente sofisticado con que nos habla el escriba comentado (cual si se tratase de un apóstol de la sabiduría en las alturas al que uno debe admirar), se quiso justificar como ineluctable el arrase que produjo el gobierno del neoliberalismo en Argentina durante algo más de un cuarto de siglo. Por caso, para imponer el desguace de la Ley de Contrato de Trabajo, que estipula los mínimos protectorios de la clase trabajadora. 

Ahora están en la tarea de convencer, otra vez, que no cabe más que someterse a la baja.

Maquillado y todo, se advierte fácil que subyace acá que el FR juega el partido de gerenciar al Círculo rojo, pero con gestos lindos y de buena onda.

Pero, claro, es sólo lo loco que está uno, que imagina cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: