domingo, 1 de septiembre de 2013

Final de juego

Luego de la sentencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación sobre la ley de medios --si es que se la convalida--, para hacer operativo el llamado --de manera exagerada-- desguace del Grupo Clarín S.A. hará falta todavía encarar una enorme cantidad de otros trámites que lleven a cabo cada una de las disposiciones previstas en el articulado de la norma en discusión. Que abrirán, además, cada una de ellas, otra numerosa cantidad de oportunidades de impugnación de todos esos asuntos para quienes se sientan afectados por sus derivaciones.

Lo decía el jurista Gustavo Arballo, en un post de su blog, el 25 de septiembre de 2009: los actores grandes del mercado de medios audiovisuales “van a iniciar una guerra de guerrillas contra la Administración, litigando en sede administrativa y luego en sede judicial los mecanismos de transición. Cosa muy complicada, la cirugía bucomaxilofacial de la hidra de mil cabezas va a llevar tiempo y un pallet de anestesias y cautelares. (…) El cronograma y las bazas de esa transición no la puede controlar absolutamente el gobierno, no porque no pueda ser mayoría en la autoridad de aplicación, sino porque hay algo que se llama ‘control judicial’, que va a ser aquí persistentemente requerido y monitoreado, y uno piensa, prestamente ejercido.”

Y concluía: “Esto ocurrirá así con independencia del plazo nominal que use el legislador para ‘apurar’ el proceso” (énfasis del original).

La desinversión de Clarín que ordena la 26.522, entonces, consumirá, hasta agotarse por completo, no sólo todo lo que resta del mandato de la presidenta CFK --que, inexorablemente, finalizará el 10 de diciembre de 2015--, sino, además, más que muy probablemente también el de quien resulte ser elegido para sucederla hasta el año 2019.

Dicho sencillo: no habrá, al menos por largo tiempo, y esto es casi indiscutible, posibilidad de articular aprovechamiento político con la puesta en regla de Clarín. Lo cual, por otro lado, supone una contradicción por parte de quienes enuncian probables peligros a dichos respectos: si se critica al kirchnerismo cuando atribuye sus desventuras a los mensajes mediáticos adversos, resulta, pues, incoherente que, a renglón seguido, se pretenda atemorizar con que se puede llegar a beneficiar (el espacio político conducido por la Presidenta o cualquier otro que la reemplazare) de una hipotética reconfiguración mediática a favor de su prédica. Otro tema, igual. No vale la pena abundar allí.

Así las cosas, la Corte se encuentra en esta instancia frente a la enorme posibilidad de, con el fallo que --parecería-- está a punto de dictar, domesticar a Clarín, liquidando su capacidad de influir en los procesos políticos, sociales, culturales y económicos del país, como lo ha hecho en forma determinante, y sin pausa, desde su fundación en el año 1945, en una acción de Estado con largo aliento a futuro, que salte por encima de la coyuntura política actual, si es que ése (la denominada politiquería) es --como dicen algunos/as-- el problema. Vale la pena, a efectos de verificar lo que aquí se dice, pegarle una leída a los trabajos de Graciela Mochkofsky y Martín Sivak sobre el que el doctor Roberto Noble dijo que era su hijo macho.

“Clarín va a marcar el ritmo de la política nacional”, arriesgó alguna vez Noble a través de Luis Sciutto. Pavada de pronóstico, que cumplió.

No sólo el kirchnerismo ha denunciado a Clarín en ese sentido; sí, en cambio, es el único que se decidió a llevar las cosas hasta sus últimas consecuencias. Con altísimas probabilidades de legar a las futuras conducciones del país una herramienta que desinfecte de intrusiones extra republicanas sus potestades legales.

Un salto de calidad institucional, que indudablemente será enorme en más de un sentido.

Si los gobiernos deben ser juzgados por lo que dejan como herencia, al menos en este territorio el kirchnerismo habrá contribuido con un aporte gigantesco. 

2 comentarios:

  1. Excelente artículo, muy claro y directo al meollo de la cuestión. Comparto en un 100% lo dicho.-

    ResponderEliminar
  2. otro garca ,que con el turco,privatizaron ypf,regalaron todo en los 90s. nestor garca ,,,,,,,,,,como cristina ,matapobres.como macri.manga de hijos de putas!!!!!!!!!!!!por que no se dejan de escribir boludeces ............y luego dicen golpista? nestor tiene las casas del 76,que suo para hacer fortuna ,junto a cris.aparte de apretar en santa cruz,y chupar todo del estado,copiaron al turco ,pero al maximo.otro vago.....manga de soretes

    ResponderEliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: