miércoles, 28 de agosto de 2013

Pinocho Massa

El domingo 18 de agosto de 2013 Luis Majul tuvo como invitado en La Cornisa, su programa de America TV, otra vez --ya había estado allí una semana antes del 11 de agosto--, al ganador de las PASO en PBA, el intendente de Tigre Sergio Massa. Y contó, mientras lo presentaba, una anécdota, que involucraría a su agasajado. Dijo Majul que, en 2009, “durante el acto de presentación de la Asignación Universal por Hijo”, Massa, "por entonces jefe de Gabinete de CFK", tenía a su cargo el discurso “posterior a los de la presidenta de la Nación y el ministro de Economía” (1).

Y agregó que, mientras Massa hablaba, "alguien le pasó un papelito que decía que ya terminara, que había dicho suficiente, y que lo demás ya había corrido por cuenta de Cristina". Pero que, ante esa situación, el esposo de Malena Galmarini habría hecho un bollo con el papelito, lo habría tirado al diablo y habría seguido con su alocución. Aclaró, Majul, eso sí, por las dudas, que, rememorando ese episodio, no pretendía "pintar a Massa como un héroe", tal vez porque quedaba demasiado obvio que, efectivamente, buscó tal cosa.

Sean cuales hayan sido las intenciones del autor de El Dueño y Él y Ella, igual, que es aquí lo de menos, es bien difícil que eso que relató haya sucedido. Simple y sencillamente porque cuando se instituyó la Asignación Universal por Hijo, Sergio Massa... ya no era más el jefe de Gabinete del gobierno de Cristina Fernández.

Datos simples y asunto cerrado: la AUH fue sancionada por medio del DNU número 1602/09 del día 29 de octubre de 2009 (2), en tanto que el ahora líder del Frente Renovador fue reemplazado en la Jefatura de Gabinete por Aníbal Fernández casi cuatro meses antes de eso: el 8 de julio del mismo año (3).

Todo modo, con sólo escucha el relato de Majul hubiese bastado: porque a nadie más que a alguien con su rango de imbecilidad es capaz de pararse frente a cámara para decir que, en un acto institucional como el que evocó, al jefe de Gabinete le tocaría turno para hablar luego, y no antes, del presidente de la Nación, presidenta en este caso. Pero es sabido que este tipo de comunicadores apuntan a dar mensajes que planeen sobre el descuido respecto del detalle. Como algún otro papanatas que anda por ahí diciendo que un viaje a Seychelles anunciado en un decreto presidencial puede ostentar carácter de secreto: claro, Doña Rosa no va a fijarse en Internet si existe o no ese documento jurídico. Entonces queda como que, y el daño ya hecho. El resto importa nada (4).

El dueño de la editorial Margen Izquierdo obtuvo el dato del panfleto Massa. El salto del tigre, de reciente aparición. Allí, en la página 101 (capítulo VIII, titulado “La relación con Néstor Kirchner”), Pablo De León escribe lo que Majul luego repitió de forma defectuosa aunque no determinante, porque lo que el texto cuenta es que Massa se habría rebelado en una conferencia de prensa que dio junto a Amado Boudou --por entonces todavía a cargo de ANSeS según el propagandista del protegido de Graciela Camaño de Barrionuevo-- al día siguiente de que CFK anunciase la AUH. Falso, de todas maneras, por lo mismo antes dicho: Boudou, además, para el día en que se decretara la AUH, era ya ministro de Economía.

Vale, a modo de cierre, insistir en una frase que lo dice todo, en este caso dirigida a Luis Majul: se nota mucho, demasiado; no lo hagan tan obvio. Parecería ser que en la ancha avenida del medio hay lugar, ya no sólo para tanto buenos como malos, sino, como se ve, también para mentirosos y operadores.

(De paso, Massa podría haber aclarado esta cuestión, que --suponemos-- sabe de sobra. Pero parece que para posar de gil, lo que le lleva no más que mirar a cámara, es mandado a hacer.)







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: