martes, 5 de marzo de 2013

Chávez hacia la eternidad


Ellos van a descorchar champagne para celebrar, nosotros vamos a ahogar penas en vino tinto. Quiénes y cómo te lloran te define y hace la diferencia.

"Murió Chávez", dicen. Ni en este momento son capaces de dejar de mentir. Si creen que falleció, están del tomate: acaba de nacer algo gigantesco. No tienen idea la que se les viene. Deberían temblar. En serio.

Dios necesita a los mejores a su lado ahora. Para que lo asesoren, a ver si logra hacer el milagro que necesitan Europa y EEUU para zafar de la crisis gigantesca que los tiene en jaque. Tendremos que hacernos fuertes, ser solidarios y aceptar, aún en el dolor inmenso que implican tamañas pérdidas, el sacrificio; para que quienes viven en esas latitudes no tengan que sufrir nunca lo que sus líderes siempre nos hicieron sufrir a los pueblos de América.

Tan parecido a lo que viviéramos nosotros hasta 2003, cuando llegó Néstor Kirchner; y Venezuela hasta 1998, cuando emergió el comandante Chávez. Y nos sacaron. Por eso lloramos. Chávez vive en cada beneficiario de cada misión, como acá vive Néstor en cada pibe que cobra la asignación. Por eso somos capaces de escribir en honor a sus memorias. Y porque estamos obligados a hacer y seguir. A hacer para seguir.

Ya no queda ninguno de los que integraron la dupla que le frenó el carro al imperialismo yanqui en 2005, en Mar Del Plata; el no al ALCA. Ya no están ni Néstor ni Hugo.

Cuando murió Néstor, hace poquito más de dos años, Hugo decía: "José Martí..., ese grande de nuestra América, le cantaba a un gran venezolano, muerto por allá, por aquellos años, 1881. José Martí vivía en Caracas, y le escribió a Cecilio Acosta una elegía a su muerte. Y le dice, al final: '¡Ha muerto un justo! Cecilio Acosta ha muerto. Llorarlo sería poco, sigamos su ejemplo'. Yo hoy parafraseo a José Martí, y desde mi corazón adolorido, desde el llanto contenido lo digo: ha muerto un justo, ha muerto un valiente, ha muerto uno de los más grandes de nosotros. Llorarlo sería poco. Sigamos su ejemplo, y hagamos realidad el sueño de esta gran patria unida y libre. ¡Que viva Argentina... y que viva Kirchner para siempre!"

Yo hoy quiero imitar ese gesto, con la irrespetuosidad que ello implica frente a la mención de gigantes como Martí, Cecilio Acosta, Chávez y Kirchner, y como argentino agradecido que soy a quien fuera --y perdón por las mayúsculas-- EL ÚNICO que nos dio una mano allá por 2002, 2003, cuando estábamos al borde del abismo, también digo, desde mi corazón adolorido, desde el llanto contenido: ha muerto un justo, ha muerto un valiente, ha muerto uno de los más grandes de nosotros. Llorarlo sería poco. Sigamos su ejemplo, y consolidemos esto que gracias a Kirchner y Chávez es realidad: el sueño de esta gran patria unida y libre. ¡Que viva Venezuela... y que viva Chávez para siempre!

Y que disculpe la memoria del comandante Chávez a aquellos argentinos que no saben valorar ni en esta hora que fue en gran medida gracias a él que no caímos definitivamente en el abismo: llevan alrededor de 200 años de no entender nada, ¿por qué iba a ser diferente ahora?

Tres días de duelo nacional en Argentina a partir de mañana. Enorme. Propio de una presidenta que, igual que quien hoy pasa a la inmortalidad, y por suerte, entiende el espacio sudamericano como uno sólo; un único país. La patria grande que soñaron San Martín y Bolívar. Lamento importunarlos con este lenguaje que a ustedes les parece tan prehistórico: así me enseñó el que hoy pasa a la eternidad. Pasa a la eternidad, entre otras cosas, porque algunos insignificantes como yo ya hemos sido sembrados, se nota en la verba.

Néstor Kirchner y Hugo Chávez ya fueron a reunirse con San Martín y Bolívar: les van a dar la nota del examen que rindieron en vida: la construcción de la patria grande. Por supuesto, aprobaron con honores.






3 comentarios:

  1. EXCELENTES PALABRAS, con tu permiso, copio este post. larazonincierta.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Adelante, adelante. Gracias. Abrazo.

      Eliminar
    2. Che pero pusiste que lo escribió Artemio López, yo no soy Artemio, jaja...

      Eliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: