domingo, 6 de enero de 2013

Néstor Kirchner, la película



Finalmente, pude ver la película-homenaje a Néstor. Y, en línea con lo que me habían comentado la mayoría de quienes ya la habían visto, me pareció mala. Creo que no consiguieron evocarlo, lograrlo como quien fue, independientemente de lo que cada uno considere del personaje en cuestión.

Parece historia mitrista pero nacional y popular. Lo cuentan plano, lineal, predestinado. Y no le hacen bien a su memoria así. Me extraña, siendo que la directora es la misma de una pieza excelente como lo es la película Juan y Eva.

Por caso, Néstor jamás eludió --se lo puede ver en You Tube, el día que fue como invitado a 6, 7, 8-- lo que significó Duhalde como capítulo de su historia: asumió, con absoluta naturalidad, que pactó, por necesidad, con él; y con eso lo sinuoso de los carriles por los que discurre, no exenta de contramarchas, la traza de un proyecto político, por entremedio de las complejidades que dictan las contradicciones que se imponen a partir de los márgenes caprichosos que se dibujan al interior de las disputas propias de la vida misma, en general; y de la lucha política, en particular.

Todo ello implica una riqueza que la película de De Luque, pintada con trocha gorda, elude, en tanto elige desatender las particularidades de, justamente, lo humano, rugoso por definición.

Excepto el tramo en el que se rememora lo que fuera el intento trunco de golpe de Estado por parte del complejo agromediático (Clarín-La Nación/cámaras patronales agrofinancieras), que sí creo que reflejó perfectamente bien lo que implicó aquella ofensa a la legalidad democrática, la institucionalidad republicana y el Estado de Derecho: una avanzada destituyente hecha y derecha --dicho esto último en el más amplio sentido de la palabra--.

También me gustó, porque es algo que yo mismo dije mucho antes de ver esta película, y que lo escuché de varias personas en otras ocasiones, cuando Máximo, casi sobre el final, asume que la pérdida personal, cuando se habla de lo colectivo, está, debe estar en los cálculos.

Eso es definitivamente un valor a compartir: Néstor podría haber salvado su vida si hubiese aceptado bajar dos cambios. Pero en ese caso hubiera dejado de ser el Néstor que nos sedujo a muchos: ¿y qué sentido habría tenido, entonces, conservarlo, si no era para que fuese el que llegó a enamorar a tantos como hace tiempo no se veía? Ese desprendimiento de Máximo marca un punto altísimo del film. Quizá el único.

Si a mí me preguntan, sin embargo, y como corolario, debo decir que ése de la película no es, de ninguna manera, Néstor Kirchner. Al menos, no es el Néstor Kirchner que yo conocí.


(En este video, alrededor de los 03:28, Néstor habla sobre su acuerdo con Duhalde para llegar a la presidencia)

6 comentarios:

  1. Comparto tu opinion , le decia a un amigo que lo mejor de la peli para mi es Nestor subido a los alabrados para saludar a los militantes , de joven sacandole la lengua a la camara y las palabras de Maximo , sobre todo el final cuando dice que no cambiaria nada o el que nestor dijo los quebramos en el bicentenario . desopues habia escenas d ecaiga quien caiga para mostrar que Nestor no era solemne todo el tiempo como pretende mostrar la peli , que se anotaba todos los dias cuantas reservas habia y monitoreaba las cuentas diariamente sobre recaudacion impositiva , tanto que decian que era el verdadero ministro de economia . Alicia comenta algo de como era Nestor con el dinero y por eso nos fue tambien con las cuentas en orden y acumulando reservas cosa que espero podamos recuperar . Muchas solemnidad , mucho recorte y poco la peli es un compendio de los hechos historicos que todos conocemos muy recortado y excesivamente solemnte para mi gusto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas que están piolas, pero de cholulismo, digamos. Me refiero a los pedazos de videos que se pueden ver de la intimidad. Pero eso como elemento más destacable del homenaje me parece que habla de la poca pulpa de la película. Los trazos en que se ve ruta, ruta, ruta y ruta no se entiende qué significan. Es lenta, pastosa. En fin. Un desperdicio.

      Abrazo, Javier.

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Sí, yo también. Gran post. Jajaja... Abrazo, Lucas.

      Eliminar
  3. ¡Gracias por postear el link, Pablo! En Bruselas no tengo otra posibilidad de verla. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay de qué, señor. Abrazo para vos, también.

      Eliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: