jueves, 17 de enero de 2013

Las opiniones políticas de Maradona, Lanata y la coherencia


Se escuchó por estas horas decir a Jorge Lanata, a propósito de las últimas declaraciones de apoyo a la gestión del gobierno nacional, y de la persona de la presidenta CFK en particular, efectuadas por Diego Armando Maradona, algo así como que son palabras que hay que tomar como de quién vienen, en el sentido de menospreciar la opinión del ex capitán de la Selección Nacional Argentina de fútbol.

En efecto, Maradona no se ha destacado jamás por ser precisamente un ejemplo de coherencia, menos aún en términos ideológicos; lo suyo es otra cosa. Véase, por caso, que recientemente ha salido a la luz un video que puede encontrarse en You Tube en el que se lo ve, de muy joven, confesarse hincha de Independiente, cuando por lo general se lo había tenido por manifiesto bostero de cuna. 

(Cosas que pasan, pero el personaje que interpretó Guillermo Francella en el film El secreto de sus ojos fue muy claro y convincente: quien haya visto esa película sabrá entender a que se refiere este comentarista. Volvamos.)

Ahora bien, para desgracia del humorista fundador de Página/12 y --según él mismo dice-- factótum de la carrera de alrededor del 90 por ciento del plantel periodístico nacional, sus declaraciones acerca de esta última consideración política que --con el mismo derecho e igual falta de sustancia que Darín-- realizara Diego se han topado con el archivo del autor de estas líneas. Que entre no muchas cosas cuenta con la edición papel de la revista Veintidós, de la cual Lanata era director y propietario, del día lunes 24 de octubre de 1999, el día posterior a la elección que consagrara a Fernando De La Rúa presidente de la Nación.

(Digresión: Veintidós, como de costumbre en la trayectoria de Lanata, fue un proyecto editorial que naufragó a principios de siglo y tuvo en vilo la suerte laboral del staff que lo integraba a esa fecha.)

Entre las notas que contiene aquella edición de Veintidós, se encuentra, a doble página, en las números 26 y  27, una firmada por Andrea Rodríguez, titulada Siempre a mil, y que resulta ser la crónica del día de votación de Diego Maradona e incluye una carta abierta de puño y letra del propio ex mediocampista ofensivo dirigida --a la hora en que fuera redactada-- al que resultara a fin de cuentas ser el presidente electo aquella jornada: No nos roben más, destaca la gráfica de aquella nota sobre el mensaje que firmara esa tarde Maradona, bien a tono con la línea editorial de lo que era Veintidós y de la trayectoria toda de Lanata, siempre tan distraído con cualquier corrupción que no sea la mal llamada pública. 

Es decir: el mismo que fuera director de una publicación gráfica en 1999, y que consideró en ese momento que alguien como Maradona merecía una nota a doble página analizando una elección presidencial, es el que ahora desde la altura de un púlpito antojadizo se permite desmerecer el mismo ejercicio, del mismo personaje, respecto de otro personaje de nuestra historia.

En definitiva, porque lo que interesa no es Diego ni lo que dice a estos respectos, sino quien se beneficia con sus dichos. Y la conveniencia es prima hermana de la contradicción. Cuando Maradona gritó como un gol el no positivo de Cobos a Clarín no le pareció impugnable que se tratara de quien pocos meses antes había confesado en el programa televisivo de Jorge Guinzburg que votaría por la entonces senadora Fernández de Kirchner.

Admirable, y a tono con la sinuosidad intelectual del que se pretende denostar, justamente, por adolecer de ese defecto. Más adelante, en esa misma edición, en otra doble página, éstas las números 96 y 97, se ofrece una especie de show de fotos, en una de las cuales se puede observar a Diego, el mismo que firmara en clave de ruego “no nos roben más”, siguiendo el desarrollo del cierre del acto eleccionario en la intimidad de Olivos en compañía de… Carlos Menem (y Zulemita). 

Dicho con sencillez: por supuesto, nadie puede computar como relevante en la coctelera del debate político nacional el ingrediente de la opinión maradoniana. Pero quien esto firma lo dice desde la tranquilidad de no haberlo citado como soporte argumentativo jamás. 

Quizás porque sea importante, para hablar de coherencia, antes practicarla.  

2 comentarios:

  1. Me quedé esperando la muestra de incoherencia de Lanata...sólo veo una crónica de la incoherencia de Maradona, y que Veintidós todo lo que hace es reflejar. Perdón por pensar distinto, con pluralidad y objetivamente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Está claro, Anónimo: Veintidós era dirigida por Lanata, que en ese momento consideró gastar una página doble en lo que Maradona opinara sobre la presidencial de 1999 porque le era funcional a su línea editorial (delarruista, por si hace falta aclarar). Ahora que le molesta lo que opina sobre CFK, dice que lo que diga Diego no cuenta.

      Eliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: