martes, 19 de abril de 2011

Otra cosita sobre Vargas Llosa, de jodido y pelionero que soy, nomás...

El 2 de marzo de este año dije, en un post de Segundas Lecturas que luego fue, en duplex, a Artepolítica, que la jugada de Carta Abierta de pedir que no abra la Feria del Libro Mario Vargas Llosa era, lisa y llanamente, una estupidez.


Peeeeero…, también, que el escritor peruano era un tipo profundamente antidemocrático, posición, esta, que sustenté en el hecho de que sus apreciaciones acerca del peronismo y del actual gobierno tendían a catalogarlos como opciones erróneas per se, casi desviaciones del sistema democrático nacidas de las propias entrañas del mismo. Y que cabía caerle con dureza por cuanto siendo, él, hombre de letras, no podía ignorar el impacto que produce el cómo de sus apreciaciones.


Y Vargas Llosa sabe, y muy bien, que el formuló –y formula habitualmente- declaraciones detrás de las cuales subyace bastante más que el simple hecho de un tipo opinando de política.


Me fueron, era de esperarse, varios, muchos, fuerte, de atrás y a los tobillos por mi post.


Pasaron, hace poco más de una semana, las elecciones presidenciales en Perú.


Y resulta que Vargas Llosa se da el lujo de decir que la disyuntiva que plantea, por decisión del pueblo peruano, el balotaje, es tanto como “elegir entre el Sida y el cáncer”. Mira, vos. El pibe este desprecia la elección del pueblo peruano. Resulta que sólo porque se ha elegido por lo que él deplora, lo que se eligió es, entonces, una mierda que merece ser insultada por todo lo alto. Y además se vale, para ello, de manera por demás liviana, de enfermedades bastante jodidas. Respeto, consenso, buenas formas, diálogo, sí, ¿cómo que no? Nosotros, las bestias; él, el culto y pobre silenciado. Ahora, de que la enorme mayoría del electorado optó por deplorar un modelo de país que él no se ha cansado de aplaudir, cero.


También ha elogiado el “modelo peruano” su -por lejos menos talentoso- par argentino, Marcos Aguinis, de quien al respecto de Perú recuerdo un artículo del año pasado en La Nación, según el cual Perú sería mas o menos algo así como una Noruega o Suecia en Sudamérica, que integraría “otro club de países latinoamericanos menos ruidoso, pero más brillante, compuesto por Chile, Brasil, Uruguay, Colombia y Costa Rica” de cuya existencia nadie tiene data; que “vigorosas líneas liberales del presidente Toledo perduran en el actual” y que “un 95 por ciento de peruanos actualmente orgullosos y optimistas de su país. La encuesta también revela que grandes problemas están siendo resueltos de forma satisfactoria” –con lo cual no se explica que una clarísima minoría haya optado por la continuidad, algo no cierra-; y que –esto es lo más sabroso, porque parece que, queriéndole hacer un favor a Marione, el analfabeto de Aguinis le terminó haciendo tragar saliva- el programa de gobierno de Fujimori, el ex presidente razonablemente denostado por Vargas Llosa, fue el de… Vargas Llosa, derrotado en aquella elección por el hoy presidiario. Todo un visionario Aguinis, acá - http://www.lanacion.com.ar/1291026-envidia-al-peru-.


La verdad, argumenté poco. No tengo ganas de seguirla con el flaco este. No vale la pena más gotas de saliva. Confieso, re incido con él al sólo efecto de ver cómo hacen los que saltaron a defenderlo hace poco y a tildarnos a todos nosotros de fachistas para justificar estos últimos dichos de Vargas Llosa, tan afectos que son siempre a saltar como vírgenes violadas cada vez que Chávez se va al pasto. Muero por leer eso. Denle, a ver…

4 comentarios:

  1. Yo también lo escraché a Varguitas en sus posiciones más liberales que democráticas. Ahora, creo que las elecciones en Perú nos demostraron algo: Vargas Llosa no puede ser tomado como un analista político serio si justamente los dos candidatos que él no quería llegaron al ballotage. Y tampoco es un personaje influyente, puesto que Toledo, a quien apoyó, finalizó cuarto después de ir primero en cuanta encuesta se realizara en enero de este mismo año nomás.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tal cual. Como dijo hoy Bonasso: él ataca como político y después cuando se le contesta te tira con que no le pegues porque él es escritor y nada más. Minga, diría el compañero De Angelis.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. El "compañero" De Angeli, je.
    Pasé de largo las intervenciones del peruano y me enteré de refilón de las de Savater. Digo, ¿nadie le preguntó a VLl "y por casa cómo andamos"?

    ResponderEliminar
  4. ARGAS LLOSA EN LA "FURIA" DEL LIBRO. En la conferencia de prensa de Vargas Llosa, mis compañeritos y yo, salimos con “los tapones”, o mejor dicho, “la lengua” de punta.
    - “¿Es verdad, ...sr Vargas Llosa, que uno de los primeros libros que leyó fue el Quijote y que como se trataba de un hombre que enloqueció por leer mucho, a partir de allí no leyó nunca más?”. Silencio stampa.
    - “Yo fui solito a una librería y pedí un libro del último premio Nobel de Literatura” “Muy bien, pibe. Te felicito” “Sí .. y junto con eso pedí un antiácido del último premio Nobel de Química“
    - “¿Es verdad que sus libros son tan fachos que no sólo vienen con tapa dura sino también con mano dura?”.
    - “Vio que EE UU está bombardeando Siria. Bueno. Yo quisiera saber si el mismo jurado que a ud le dio el premio Nobel de Literatura es el que a Obama le dio el Nobel de la paz”.
    Si querés saber cómo reaccionó el peruano, vas a tener que leerlo en el blog: www.kikitodulce.blogspot.com

    ResponderEliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: