domingo, 20 de marzo de 2011

Segundo single 2011: Chubut

Habrá quien crea que se trata de una cábala. Créasenos que no. Hecha esta aclaración, decimos: es muy probable que el kirchnerismo pierda, frente al candidato de Das Neves, las elecciones a gobernador de Chubut el domingo que viene.

Igual que en Catamarca, se arrancó muy cuesta arriba. Igual que en Catamarca, se ha venido, involucramiento de CFK mediante, levantando. Igual que en Catamarca, todavía se puede. Igual que en Catamarca, será victoria perder por poco.

Hay, con todo, algunas diferencias con Catamarca. Y una pequeña hipótesis que nos permiten concluir en que existe una alternativa más que permitirá albergar una sonrisa independientemente del resultado final.

Primero, en Chubut compiten dos expresiones distintas del justicialismo (claro que uno de ellos, el dasnevista Buzzi, no hace peronismo, aunque lo sea), y ninguna de otro partido con chances serias.

Segundo, el actual gobernador no va por otro período en el mismo cargo, pues intentará proyectarse a nivel nacional: es precandidato a presidente por el “Peronismo” “Federal” (espacio que comparte con Estanislao López, ‘Pancho’ Ramírez, Facundo Quiroga, Bautista Bustos y Felipe Ibarra –perdón, son Alberto, Adolfo, Duhalde, Romero y Busti, el vocablo “federal” hace confudir-).

Tercero y último, que dado lo segundo, es Das Neves un opositor mucho más decidido, duro e instalado, al actual gobierno nacional. Dato, este último, no menor, que tracciona. Para atrás.

Así como es muy probable que el delfín de Das Neves gane la elección que se juega el domingo, y, también, que Cristina lo haga en las generales de octubre; hay algo que, a pesar de que a seguro se lo llevaron preso, no ocurrirá ni en pedo: aún cuando nos separan de las presidenciales alrededor de siete meses, Das Neves no será ni candidato a vice, lo triturarán en la interna del mal llamado Peronismo mal llamado Federal. Corre –a menos que termine aceptando ser primer candidato a diputado nacional por su provincia- serios riesgos de, a partir del 10 de diciembre que viene, pasar a ser un desocupado más.

Dicho todo esto, planteamos: si Buzzi gana el domingo / y CFK en octubre / cuando El Tenor Portugués se haga cadáver político en diciembre, preguntamos, para desasnarnos: ¿qué quita que Buzzi, para construir poder propio –en su legítimo derecho estará- e independizarse de Das Neves, hoy fuertemente crítico del Gobierno –después de haber sido, durante años, fuertemente adherente al mismo-, que además no tendrá mucho con qué disciplinarlo al posible futuro gobernador, no termine, a partir de 2012 (“necesidad de gestión” y/o “necesidad de reunificar a todo el peronismo de nuevo”), enrolado en un oficialismo nacional que recientemente se haya revalidado en las urnas?

Dicho todo ello, aclaramos que nuestro deseo es que triunfe Carlos Eliceche, que, como Corpacci en Catamarca, se ha jugado una patriada enorme.

Pero como desde acá no analizamos de realidades locales, de las que conocemos poco como para hacer un análisis serio, sino que medimos el impacto de las mismas a nivel nacional, nos pareció atinado hacer estas aclaraciones.

2 comentarios:

  1. Clarísimo.
    En el supuesto de que resultara electo, ¿qué podría ganar el delfín de Das Neves manteniéndose en algo inexistente y mal llamado Peronismo Federal?
    Igual sería lindo, para la mística, un triunfo de Eliceche.

    Abrazo, Pablo.

    ResponderEliminar
  2. Elogio a la capacidad de construcción política que nos legó Néstor, amigo. Un abrazo para tí también.

    ResponderEliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: