martes, 29 de marzo de 2011

De bloqueos e imposturas

Como el pasquín del hijo bobo de Magnetto, alias Jorge Fontevecchia, publica una encuesta según la cual CFK está en similares niveles de aprobación que al comenzar su mandato constitucional (http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0559/articulo.php?art=28026&ed=0559), Clarín se vuelve loco.


Hay que decirlo fuerte y bien claro para que no queden dudas: a Clarín no le da lo mismo que Cristina gane o pierda en octubre. Vale la pena repetirlo hasta el cansancio, para que se sepa desde dónde se habla y por qué razón se le otorgan los contornos que se le otorgan a determinados sucesos. Acá no está en juego la libertad de expresión, sino la posibilidad de que Clarín persista como factor de poder capaz de vivir en una institucionalidad paralela condicionante de los gobiernos elegidos democráticamente. Porque hasta el día de hoy han sido capaces de estar al margen de la ley pasó lo que pasó el domingo.


De la legalidad de la medida, mejor que nosotros ha dicho ya lo suyo Gustavo Arballo, y cada vez que él habla conviene, a mi juicio, remitirse a lo que dice si es que se quiere entender lo que ocurre en ese ítem (http://www.saberderecho.com/2011/03/sobre-el-bloqueo-clarin-juridicamente.html).


Clarín, no en este caso solamente, siempre hace lo que tiene a mano para eludir la ley, llámese Ley de Medios, análisis de sangre de los “hijos de” Ernestina, grilla de cable, instalación de radio Mitre, Papel Prensa, cercenamiento de derechos sindicales o lo que se quiera. La carencia que existe en todos los partidos políticos de oposición de estructuras y orgánicas, hacen que para ellos sea imperiosamente necesario, para poder insertarse y desplegarse acabadamente a lo largo y ancho del territorio, someterse a cualquier caprichito de Clarín. Sólo así se entiende semejante nivel de genuflexión.


Cristina ganó en Catamarca y muy probablemente haya ganado también en Chubut. Frente a eso -vamos viendo vía Sanz bajándose de la pre interna que él mismo había impulsado y Macri convocando a un supuesto acuerdo patriótico sobre no se sabe qué cosa entre todas las oposiciones-, se viene el “juntémonos todos”, atento que cada uno por la suya no puede nada. Juntos, con el Grupo A, quedó probado, tampoco han podido mucho. Sobre que se junten todos, hemos dicho, nosotros, algo ya, y a eso remitimos (http://segundaslecturas.blogspot.com/2011/03/malas-segundas-lecturas.html). Ha muerto el antikirchnerismo, y no se toma nota de ese dato.


Del mismo modo, los medios de comunicación buscan abroquelarse a partir de una estrategia que se reveló, esa también, fallida. Véase que Lanata abominaba de Clarín (http://www.elintransigente.com/notas/2009/4/5/editoriales-16271.asp) y hoy lo defiende como si se tratara de la reencarnación del mismísimo Roberto Noble. También cada uno de ellos por separado, frente a la estrategia del kirchnerismo de robustecer la gestión y la batalla por el recupero de las capacidades estatales combinada en espejo con varias culturales. Decía Lucas Carrasco hace poco, que ante la incapacidad de los periodistas opositores de plantársele al Gobierno en un mano a mano ideológico (vean la columna que firmó Magdalena en Clarín este último lunes y entenderán por qué decimos esto), bueno es un Vargas Llosa que venga a dar una mano para interpelar la esencia kirchnerista –esto ya es aporte nuestro- hoy sin contrincante (http://www.diarioregistrado.com/Politica-nota-47641-La-discusion-cultural-de-fondo.html).


Y mal les irá, sobre todo, agitando la bandera del temor. Esto también ya lo han intentado varias veces. Uno está tentado de pedirles que reincidan, siendo que fue a partir de que incursionaron en tal tesitura –sí que no gracias a ello- que CFK repuntó en imagen e intención de voto. La embarraron mal, y eso que fueron advertidos (http://lucascarrasco.blogspot.com/2010_04_27_archive.html). Así de inútil, supongo, será esta vez, otra vez.


Yo mismo no estoy muy seguro de que haya sido la mejor estrategia bloquear la salida del diario, así como tampoco creo que la intentona de Moyano hace dos semanas haya sido la más inteligente. Una cosa es eso, y otra muy distinta decir que en Argentina han muerto o estén muriendo las libertades, en especial la de prensa. Eso es demasiado, incluso para ellos, tan afectos a sobredimensionar todo. Antes de agitar esa bandera, que se hable un cachito al menos de lo canales impedidos por Cablevisión o del cierre del diario Crítica. O del escandaloso escrutinio en Chubut promovido por el sector que Clarín apoyaba.


Y si a alguno le molesta lo que digo en este post, que vaya y me denuncie. ¡Ah, no! Cierto, no pueden: resulta que las calumnias e injurias han sido despenalizadas por un proyecto de ley de puño y letra de… la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Caramba, ¿no?


Las cosas están empezando a cambiar. Porque ya no se aceptan complacientemente los términos en base a los cuales se delimitaron las discusiones durante duró la hegemonía de determinados centros de poder mediático. Lo mismo con las categorías y esquemas de análisis. Es una especie de revolución cultural. Y ese cambio, porque viene a por lo menos interpelar el statu quo, genera fricciones. Las estamos viendo. Se debilita, aunque no todavía del todo, la capacidad mediática de imponer agenda.


No se trata de que acá se pueda reclamar solamente si se tiene un curriculum respetable, y sino no. Se trata de poner las discusiones en sus justos términos. No es el tema más importante, pero tampoco menor. Justamente ahora que hace poquito que pasó el 24 de marzo, me pareció oportuno terminar con las palabras que dijo el año pasado Eduardo Aliverti, en ocasión de una discusión bastante similar a esta: “Acá se chupó demasiada gente, se picaneó, se violó, se tiraron cadáveres al mar, como para que venga alguno acá a decir que tiene miedo. Hay que tener más respeto por las palabras”. Y, sí…

3 comentarios:

  1. Vos, Pablo, sos hincha de RaSinClúb. Ahora andá y demandame. Ah, no, cierto: no podés. :P

    ResponderEliminar
  2. Pregunta técnica: ¿por qué copiás y pegás los links en el texto en vez de enlazarlos con algunas palabras o frases de tu post?
    Para explicarme mejor voy a hacer una demostración. Mi pregunta es por qué vos ponés, por ejemplo:
    "La embarraron mal, y eso que fueron advertidos (http://lucascarrasco.blogspot.com/2010_04_27_archive.html)."
    cuando podrías poner:
    "La embarraron mal, y eso que fueron advertidos."
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Porque me anda mal, Martín, el blog. Por eso me aparecen tan separados los párrafos.

    ResponderEliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: