viernes, 12 de noviembre de 2010

La nada que a la vez dice mucho

En el escenario político actual (o sea, el que mira 2011 con el respeto que su cercanía merece), Lole Reutemann, siendo que no es candidato a cargo alguno, es nadie. Del mismo modo, el llamado Peronismo Federal, como agrupación, no existe. Es simplemente un rejunte de personas, sí que todas ellas con alguna relevancia en la historia política reciente del país.

¿Qué cosa pasa en Argentina para que la renuncia de nadie a algo que no existe (esto es, la renuncia de Reutemann al "Peronismo" Federal) provoque el revuelo que ha provocado?

Nada. Lo que pasa es eso, simplemente nada. Pero nada según entienden el término los conglomerados oligopólicos del mercado mediático argentino, es decir, que no haya alguna tragedia que amplificar convenientemente. En una Argentina donde la paz social es regla casi sin excepciones y cuya salud económica es mayoritariamente satisfactoria, no queda sino agarrarse de este tipo de nimiedades para tener noticias.

No es, el de Lole, sino el, por el momento, último de una larga serie de movimientos al interior del peronismo, que exhiben un lento y silencioso, pero, también, inexorable, abroquelamiento de distintos dirigentes detrás de la figura de la Presidenta CFK, cuyo liderazgo del movimiento se va confirmando en los hechos. Podría decirse que hasta casi sin proponérselo (Cristina), movilizado todo por su inmenso caudal de popularidad e intención de voto.

A saber: Carlos Verna decidió que La Pampa votará con nación, brindó un acto en memoria de NK en su provincia y anunció que acompañará al Gobierno en varios temas que quedan por tratar en el Senado; Marcelo Güinle acaba de rechazar presentarse como candidato a gobernador de Chubut como protegido de Das Neves; María José Bongiorno (no es peronista ella, pero sí supo ser aliada, y parece que quiere volver a serlo) se puso a disposición del bloque del FPV en la cámara alta; la tan mencionada reunificación de todo el peronismo cordobés, con Schiaretti, De La Sota y cristinismo adentro; Scioli cada vez se muestra más alineado; hace rato se sumó Roxana Latorre.

El abandono de la mesa de conducción del “Peronismo” Federal por parte de Reutemann, no encuadra estrictamente en el espíritu de los sucesos mencionados en el párrafo anterior, pero algo bueno (para nosotros, los cristinos) se va formando. Dijo, el ex piloto, que en la actual coyuntura prácticamente no hay forma de ir contra la compañera Jefa del peronismo. Algo similar utilizó como argumento Durán Barba para desaconsejar a Macri de su aventura presidencial y recomendarle que vaya por la intendencia porteña bis.

Tiempo atrás,
este teclado arriesgó que la opción de Magnetto por los “disidentes”, se debía a que el programa de los GGEE -que implica ajuste brutal en función de devolver al poder corporativo los lugares que viene perdiendo desde 2003 en el reparto de la torta- conlleva implícito garrotazo limpio, cosa para la cual los “compañeros” son, de lejos, más aptos que los correligionarios (más allá de los cuarenta tipos que se cargó De La Rúa en dos años, cifra récord). El único mérito del ex piloto pasa por haberse dado cuenta de que persistir en esta línea, implicaba un suicidio, liso y llano. Alegrémonos de que esa sea la moraleja.

Reutemann parece, pero no es (boludo). Y parece, también, creemos,
coincidir con lo que sostiene Segundas Lecturas (disculpas por la vanidad de esto) desde conocida la noticia más triste del año, respecto de que, en la discusión política, de aquí en más, sólo queda lugar para discursos propositivos, que vayan a por más y no a por el retroceso de lo andado por NK y CFK en más de siete años de labor.

No importa dónde jugará Lole de cara a 2011, eso es lo de menos. Lo importante acá es que si hay que fijarse en este tipo de cosas, que aunque dicen algo en definitiva son pequeñeces, hay dos datos que justifican ser optimistas: Primero, que la cosa anda, si bien no perfecta, sí bastante satisfactoria, y pide más CFK (de ahí, también, la asquerosa operación que se armó para dejar al Gobierno sin presupuesto). Segundo, y, por ahora, último,
se confirma que el partido va a jugarse en el escenario que más le conviene al cristinismo.

Y de nuestra parte, un grito inconmovible: Cristina 2011.

1 comentario:

  1. Hola Pablo
    País curioso el nuestro: alguien que ni siquiera sabemos qué piensa, porque ni habla, se va de algo que no existe, pero, eso sí, no se va del todo.
    Ah....
    Un Abrazo

    P.S.: Cristina 2011, y el Rojo en la Sudamericana, carajo !

    ResponderEliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: