viernes, 24 de septiembre de 2010

Un punteo, así, de pasada

1. Las cámaras patronales se reunieron y elaboraron un documento. En él proponen que Argentina siga viviendo en el irrespeto al artículo 14 bis de la CN. Poco importa lo que ellos opinen, el artículo es claro, y acá se discute si un proyecto de ley que ha ingresado en la cámara baja es constitucional o no. Lo es, no hay más nada que discutir entonces, que se vote, y que cada uno se haga cargo de las decisiones que toma. Se sabe, por informes de economistas buena leche, que los empresarios que ayer se quejaron están ganando, todos, mas plata que nunca. No importa, la angurria siempre los ha podido, para eso no hay invocación a las instituciones, a la república, al consenso, que valga. Por otro lado, y sobre todo, más allá de números y dinero hay un trasfondo cultural en los choques que vienen fogoneando los “hombres de negocios” (que viven de subsidios, de reclamar un intenso activismo estatal, pero en beneficio propio, claro): Que los obreros vean que se cumple el mandato constitucional de participación en las ganancias, supondría un avance del poder relativo del sector trabajo en la disputa que se juega en estos tiempos, la de ver quien tiene mayores capacidades de imponer condicionamientos a la confección y diseño de políticas públicas. Reparto más equitativo de guita y poder simbólico: Eso es lo que se juega, y el resto es chamuyo puro.

2. El periodista de derecha Alfredo Leuco (José Lugar Común, un hombre que dice en sus columnas cosas muy elaboradas, tipo “hay que respetar la Constitución siempre”, “los poderes de la república son tres y están divididos”, “en una democracia hay que oír a las minorías”, todo con mensajes profundos, hay que romperse la cabeza para interpretar esos significados ocultos), que milita en medios de ultraderecha como Continental y Perfil, es un miserable, un canalla. Ya se ha dicho demasiado de todo este episodio, solo queda como moraleja que el episodio revela en que forma opera hoy en día el periodismo argentino: Un post en joda en un blog, y que ni siquiera iba para quien se ocupó de armar con él una burda opereta, mereció tapa en el matutino de mayor circulación de Argentina, bajo el argumento –encima- de que la amenaza se debió a la no subordinación de Leuco al kirchnerismo. Mejor ejemplo que este de cómo se inventa, habrá que buscar con lupa. De yapa: Se pidió demasiado por la despenalización de las calumnias e injurias, y gracias a CFK y los legisladores (salvo los de PRO que votaron en contra) se consiguió que no haya más delito de opinión. De allí en más, Magdalena le ha iniciado acciones legales a Hebe, y Leuco va por su tercera amenaza de juicio (antes de Carrasco, hubo para Timerman y Verbitsky). Deplorable administración de la conquista, por el momento. Pero por otro lado, pone de manifiesto como la elite comunicacional siente que merece trato privilegiado: Es sólo su palabra la que merece protección, y si es cuestionada, entonces ellos sí pueden defenderse con las armas que en otros casos deploran. Patético. El expediente “Leucowicz, Alfredo –en sede judicial va a tener que decir su nombre real- c/ Carrasco, Lucas s/ amenaza de muerte”, va camino al rechazo in limine (cuando se rechaza sin siquiera entrar a analizarse). Ningún juez va a perder tiempo y prestigio en analizar una denuncia basada en la impresión de una página web. Es más, si se quisiese, se le podrían iniciar acciones a Leuco, por falsa denuncia, y, por supuesto, un daños y perjuicios. No vale la pena, ni eso, ni seguirla, ni, vamos, Leuco mismo. Es un mediocre. Nunca ha tenido la menor relevancia, ni la tendrá, aunque lo intente, con este escandalete. Se nota mucho, Leuco, demasiado.

3. (Este quedó viejo pero vale igual) En CTA confrontan dos proyectos muy distintos entre sí, disputa que puede mirarse desde varios prismas diferentes. Desde el primero, quiere copar la central un sector que, al revés de lo que indica el sentido del sindicalismo, está en alianza con las grandes patronales. Micheli, De Gennaro son aliados de Hugo Biolcatti a través de Eduardo Buzzi. En la Mesa de Enlace manda la SRA y FAA es meramente el aportante de mano de obra para los piquetes agrarios, los planteos históricos de la entidad nacida con el Grito de Alcorta, no tienen la menor relevancia, tanto que cada vez que plantean siquiera tímidamente retomar alguna de las banderas históricas, Biolcatti y Llambías ponen el grito en el cielo en TN, y Buzzi se disciplina inmediatamente, como corresponde a quien no manda, sino que es empleado. Pero también, y ya desde una mirada mucho más cruda, se enfrenta el sector interno de CTA que nunca logró nada para la central contra el sector de Yasky, que ha logrado darle a CTA un nivel visibilidad, peso, participación tal que nunca ha tenido en su historia: participación en paritarias, en el consejo del SMVyM, acompañamiento al Ministerio de Trabajo a las reuniones anuales de OIT. De un lado, falsos maximalistas, no valoran ninguna conquista relativa, convocan a emprenderla contra el gobierno que devolvió las paritarias y lo hace de la mano de quienes proponen eliminarlas para cortar de cuajo con los “costos laborales” y que invocan el retiro del estado de la vida económica. Del otro, quienes cuando vieron que se daban las batallas que históricamente reclamó dar CTA, acompañaron, con claro sentido de donde debe el sector del trabajo establecer sus alianzas sociales en un marco de disputa como el actual: Yasky marchó con Moyano cuando asesinaron a Fuentealba; De Gennaro estuvo en el monumento a los españoles bancando que se deslegitime la captación de recursos por parte del estado para propender a una efectiva distribución del ingreso. Cada cual podrá sacar sus propias conclusiones. Pero los trabajadores esperan de un líder mucho más que el libreto básico De Gennaro: Aparición en los medios o en películas que hablan de los dramas sociales para discursear contra el capital (al que después termina aliado), comiéndose las eses para parecer del pueblo, en definitiva, mucha cámara, pero nada de resultados.

4. La nueva designación de Mercedes Marcó Del Pont en el BCRA es un gol gritado en la cara del establishment. Su llegada, en Enero, se dio en medio de la batalla por el uso de las reservas para pagar deuda externa, frente a los partidarios del ajuste y el nuevo endeudamiento. Fervorosa defensora de la medida de CFK, el tiempo, como a Marcelo Bielsa, le dio la razón. Se saldó lo previsto para este año –ni un peso más-, y, al revés de lo que decía el partido que comparten los grandes medios y el Grupo A, no se desfondó el Central, sino todo lo contrario, exhibe su mayor nivel histórico de reservas. Eso es en gran parte mérito de Marcó Del Pont. Y como siempre, la derecha se equivoca y/o miente. Es cada día más lindo poder enrostrar el no cumplimiento de los apocalipsis pronosticados a sus malintencionados autores. Pone de manifiesto, además, como el marco de discusión pública actual requiere de un nivel de intelecto del cual carecen. Por otro lado, todo aquello, tanto la insubordinación de Redrado a la ley bancada por el Grupo A, como la oposición al uso de reservas y el intento de truncar la asunción de Mercedes, formó parte de una burda estrategia desestabilizadora del poder institucional de CFK. Este segundo período de la única presidenta del Central no alineada al poder financiero que ha tenido la institución en su historia, es la imagen viva de cómo todo aquello fracasó.

5. Nueva muestra de impericia de la Unión Democrática 2.0. Intentarán por todos los medios que no se apruebe el proyecto de presupuesto 2011. Con ello, lejos de poder hacer efectiva su promesa de controlar al poder ejecutivo, le otorgarán mayores márgenes, siendo que habrá de prorrogarse el Presup. 2010, que rige actualmente, y que fuera aprobado en base a proyecciones de crecimiento híper modestas, siendo que recién se salía de la crisis mundial. Verificado que fue que el país pasó intacto por el chubasco, y que se retomó la buena senda rápidamente, las estimaciones fueron amplísimamente superadas (de 2,5 a más de 9% de crecimiento de PBI). Para el Gobierno es hasta mejor que le rechacen la ley de leyes: Ganará en discrecionalidad para diagramar el gasto y podrá mostrar como efectivamente en “la” oposición rigen intenciones obstructivas.

P.D.: El kirchnerismo nunca tuvo mayoría en el Consejo de la Magistratura. Y jamás resultó un obstructor de las decisiones del execrable órgano, como lo ponen de manifiesto las estadísticas que dicen: "(...) en el período 2007-2009 se aprobaron 163 ternas por unanimidad y sólo tres con votos en disidencia, ninguno de los cuales del oficialismo. Además se resolvieron por unanimidad 1307 expedientes en materia de disciplina y juicio político y sólo 19 con disidencias. En siete de esos 19 casos, el oficialismo votó con los consejeros de la oposición y de los abogados y en contra de los tres consejeros magistrados, que se oponían a la sanción contra colegas; en cuatro la disidencia sólo versó sobre la magnitud de la sanción a imponer y en tres los votos del oficialismo se dividieron entre mayoría y minoría. En un solo caso los consejeros del oficialismo votaron solos contra todos los demás, y quedaron en minoría. No hay un solo caso en el que los consejeros del oficialismo, votando en bloque, hayan impuesto una decisión" (
ver acá). Tras sucesivos actos eleccionarios en diversos estamentos corporativos, el poder político ha perdido aún más fuerzas. El representante de los jueces, y los de los abogados capitalinos y del interior, son ahora claramente opositores (anche han llegado en listas sustentadas por alianzas entre partidos políticos y residuos del procesismo/martinezdehocista, con lo cual eso de que no intervenga el poder político, a contárselo a otro, todos llegaron lanzando críticas al kirchnerismo, por otro lado: Sean sinceros. No es que no quieren tipos politizados, lo que no quieren es que estén politizados). Suponemos desde acá, conocida nuestra militancia anti existencia del Consejo, que al órgano le espera un período de excelencia de gestión: Los estaremos observando con lupa, así que no se manden ni media.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: