viernes, 2 de julio de 2010

Todavía cantamos (O "Primer aniversario de Segundas Lecturas")

Hacen hoy 365 días exactos del nacimiento de Segundas Lecturas. Es el primer aniversario de este espacio, que nació hijo de la derrota del kirchnerismo en las legislativas del 28 de junio de 2009. Vaya momento para aparecer.

Un año -y ciento quince posts, de política sobre todo, pero también deportivos –después, y revisando aquel primer post, este, puedo sentirme contento de haber cumplido bastante de lo que me propuse al crearlo. A saber:

(…) Y si desde algún lado, por pequeñito que sea, nos juntamos entre unos cuantos (o unos pocos, o uno solo, no importa) a pensar desde un lugar alternativo, a no quedarnos con el primer impacto que dan los medios masivos, bienvenido sea (…)

(…) Precisamente en ese afán de no quedarse con la primera impresión, que está visto que no es siempre la que cuenta, el título del espacio. Supongo que sintetiza bien el espíritu que me nació de participar en la bloguera (…)

(…) En fin, se larga el nuevo barco de la armada bloguera. Vaya momento para salir al ruedo. Me viene a la memoria cuando el General recomendó "ajustar las organizaciones, porque se vienen tiempos difíciles" (…)


Vaya si salió bien la cosa. Había que defender esto, si es que tantas ganas teníamos –y seguimos teniendo- de que perdure. Un año después de habernos creído en retirada, todavía estamos dando pelea, con no pocas chances de victoria, parecería. Me hubiese gustado, eso sí, escribir más sobre deportes o, como pretendía, alejarme de la coyuntura. No se pudo, pero no me importa mucho ahora.

Yo no se si tiene que ver la proliferación de espacios alternativos como este, y muchos otros más importantes y mejores en el repunte que menciono arriba.

Irritan un poco, parece. No se si este en específico, seguramente no, ya que es de los más humildes.

Artemio López dice que es más bien una demostración de que se rompió lo que se denomina “burbuja mediática”, que parecía tener a muchos de los que piensan como nosotros callados la boca.

Varias muestras más importantes que este blog ha habido a lo largo del año que corre, pero yo particularmente siento las ganas de estar. Como sea o pueda, y desde donde sea o pueda, dando la discusión en cada posibilidad que haya a mano. Uno suma, con que uno lea y dude, ya es suficiente.

Hay que dar todas y cada una de las discusiones que se presenten, en todos y cada uno de los lugares que toquen, con todos y cada uno de los interlocutores que toquen. Nunca hay que bajar los brazos en la tarea de intentar convencer.

Me dieron ganas también de afanarme la reflexión que hizo Eduardo Aliverti, cuando recibió el Martín Fierro este año, porque este blog también tiene, por suerte, cero de independiente, pero sí mucho, creo, de honestidad y coherencia ideológica.

Que se yo. Este post es, finalmente, todo un divague muy sin sentido. No lo pensé muy bien antes de escribirlo. Era cuestión de decir algo a un año vista de iniciada la experiencia. Creo que se entiende lo que intento expresar. O más bien eso espero.

No creo que vaya a gustar mucho, pero a fin de cuentas poco me importa, pues tampoco pensé en gustar cuando arranqué.

En fin, estoy contento, ese es el mejor resumen. Y lo quería decir y compartir. Por muchos más, me deseo a mi mismo. Y a todos los que están en la misma también, desde luego.

Y, por supuesto, que la sigan sorbiendo.

3 comentarios:

  1. Bueno nuevamente ,me alegro de leer tus reflexiones y felicitaciones por el primer año del blog

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. "que la sigan sorbiendo", jeje.
    Venía bárbaro el post pero te tenía que salir el guerrillero comunicacional ultracristinista de adentro, ¿eh? ¡Con gente así no se puede consensuar, loco! :P

    Pablo, te felicito nuevamente. No sé como verán otros tu blog pero, en lo que a mi respecta, el tuyo es un Señor Blog y una referencia obligada en mis recorridas por la blogósfera.

    Otro abrazo y, como siempre, un gusto leerte.

    ResponderEliminar
  3. Me van a hacer llorar, viejo. A ver si la cortamos. Jajaja... Gracias a ambos por pasarse de nuevo.

    ResponderEliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: