viernes, 23 de julio de 2010

Desconcertante

Siempre fue, a juicio de este bloguero, una gran mentira eso del “diálogo y consenso”. Del que plantea -cabe aclarar- “la” oposición, que intenta, prácticamente, eliminar toda diferencia entre las distintas fracciones políticas que integran la vida pública del país, que es de lo que se nutre y da fundamento a la democracia.

Los distintos partidos políticos no son más que la expresión de la diferencia de intereses que existe dentro de una sociedad. O, más bien, el reconocimiento de esas divergencias: como es imposible satisfacerlas todas, se procesan a través del juego de construcción de mayorías y minorías. Perogrullada, pura perogrullada. Pero muchos parecen ignorarlo.

Ahora bien, hay un punto donde todo se vuelve, digamos, demasiado. Con el demasiado, sin otro calificativo, alcanza para graficar la sensación que a uno lo invade cuando ve determinadas cosas.

Desde principios de año se le reclama, casi se le impone, al kirchnerismo, “diálogo y consenso”. Construir nuevas mayorías para que entonces, respetando el nuevo escenario parlamentario, pueda seguir promoviendo leyes para gobernar, pero que estén nutridas de diferentes puntos de vista. Gestos de distensión para con los dirigentes opositores que “ayuden a bajar la crispación”. Más o menos así dice la canción.

¿Cómo entonces una simple foto entre el hijo de Alfonsín y la Presidenta de la República provoca casi un escándalo nacional? ¿No es eso, acaso, lo que se pedía casi a los gritos? Era un homenaje al padre de Ricardito, ex presidente, ¿qué pretendían? ¿Qué el propio hijo no fuese? ¿O que, yendo, se negase a la foto con CFK, la Presidenta? ¿Cuál fue el pecado de Ricardo Alfonsín? ¿O es que alguien cree que si De Vido es tan corrupto como dicen que es, la simple y sola presencia del honesto hijo de Alfonsín junto a él lo legitimará?

Y resulta que después lo llaman, casi indignados, Magdalena Ruiz Guiñázú (¡Magdalena!, que con dificultad dice cinco palabras de corrido sin tartamudear) y Edgardo Alfano (¿Quién? Uno que sale por TN a la tarde también), por teléfono, para pedirle explicaciones, para retarlo, reprocharle. ¿Pero que explicaciones les debe a ellos, que son nadie, un tipo que encima, según se cuenta, puede que este por ser candidato presidencial?

¿Donde mierda llegó la democracia que los tipos elegidos por el voto popular tienen que rendirle cuentas a los voceros de las corporaciones? ¿Entonces es cierto que no son dueños de sus actos los integrantes de Resto del Congreso?

Ya había pasado cuando Pinedo saludó con un abrazo a Willy Polémico Moreno. Se torna inverosímil que un abrazo sea noticia.
¡Un abrazo! Uno a veces se pregunta si esto está pasando de verdad.

Vamos al consenso.

Cuando se discutió en el Senado la ley que autorizaba el uso de reservas para el pago de deuda externa, su autor, el opositor Carlos Verna, fue vituperado de arriba a abajo por Gerardo Morales. El oficialismo consiguió apoyo de nueve senadores ajenos a su bloque para lograr la aprobación de dicha ley. Los tres aliados estables: Horacio Lores, neuquino del MPN; José Martínez y María Díaz, del ARI fueguino; más otros seis: María José Bongiorno, rionegrina, llegó al Senado colgada de Pichetto hasta que un día se borocotizó –pero sin condena pública ni mediática por haberlo hecho-; Roxana Latorre, santafesina, a la cual Reuttemann echó casi a las patadas de su bloque porque cuando en 2009 se discutía la prórroga de las facultades delegadas ella “osó” firmar, aunque en disidencia, el dictamen que permitió que el tema baje a discutirse al pleno, donde votó en contra de la iniciativa K –Reuttemann ni fue a sesión aquel día-; Graciela Di Perna, chubutense, cuñada de Das Neves; Samuel Cabanchick, porteño, ex Coalición Cívica que renunció a ese partido acusando a Carrió de autoritaria, lo que mereció bastante poca repercusión; y, obviamente -siendo que eran los autores del proyecto, no obstante lo cual Morales los acusó de “venderse”-, los PJ disidente pampeanos, Carlos Verna y María Higonet.

¿Para que se pide negociación si cuando esta tiene lugar va a ser torpedeada por todos los wines? ¿Contribuye ese tipo de actitudes a crear un clima tendiente al fin que supuestamente se quiere promover? ¿O acaso todo forma parte de una excusa, porque con lo que en realidad se está en desacuerdo es con el fondo y no con las formas, y una vez que estas quedan satisfechas simplemente se busca correr el eje?

¿Quién es realmente el que crispa? ¿Quién es realmente el que no promueve la convivencia? ¿Quién es que promueve mensajes descalificadores, sectarios, autoritarios?

Entonces, ¿hay oposición o hay ya definitivamente, y jugada, la representación patente del gorilismo al mejor estilo Rojas y Aramburu, y el kirchnerismo ha sido declarado enfermedad contagiosa?

Podrían ponerse de acuerdo, estos pibes de “la” oposición: tanto los que mandan –Clarín y Cía. del establishment- como la tropa –los dirigentes de los partidos no K o anti K-, simplemente a los efectos de no desorientarlo a uno.

11 comentarios:

  1. Alfonsín Jr. es hoy el virtual candidato de la UCR o del ACyS. Es, si nos guiamos por la lógica, uno de los políticos con chances serias de alzarse con la Presidencia.
    Entonces, visto el lugar que ocupa, me parece un dato interesante -y que pinta de cuerpo entero el volúmen político de Ricardito y de la UCR en general- cómo cualquiera se siente con autoridad de maltratarlo y cuestionarlo por haberse sacado una foto.

    Si llegara a ser Gobierno me imagino la fortaleza que puede demostrar o efectivamente poseer frente a cualquier cuestionamiento.

    Que cosa, ¿no?

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. en el fondo, ciertas personas quieren un país sin ese 30% kirchnerista. Por eso el dialogo y el consenso solo es bueno entre el otro 70%. A nosotros nos nulifican.

    ResponderEliminar
  3. en un todo de acuerdo. En la mentira del dialogo, porque la sociedad es un enfrentamiento de sectores antagónicos. Y en el doble discurso de los diarios hegemónicos que desde principio de siglo piden la violencia contra los sectores populares

    ResponderEliminar
  4. La cosa que molesta es que toman a la gente de pelotuda. Como que no se dan cuenta que la gente en general toma conciencia de que si a Ricardo Alfonsin lo invitan para hacer un homenaje al padre, tiene que ir...

    ResponderEliminar
  5. En algún posteo escribí mi opinión respecto al consenso: solamente un acuerdo de cúpulas, pero con la pátina republicana a la que son tan caros los radicales, (los que son, los que fueron, todos ellos)y es también la piel de oveja que gusta ponerse el peronismo federal.
    Pero toda esa amabilidad termina prontamente, porque el almanaque avanza, y terminan mostrándose tal como son: una jauría de perros disputando por un hueso.
    Estuve leyendo tus escritos Pablo, seguramente me tendrás comentando por acá.
    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Ricardo: Revela algo triste, en cualquier caso. Los dirigentes no tienen porque estar dándole explicaciones a nadie por una foto, menos que menos a los alfiles de las corporaciones. Ahora, lo otro es cierto, lo dijo Carrasco alguna vez en un post: es un poco mucho un candidato a presidente que lo máximo que fue es convencional del radicalismo y legislador provincial. Esto, más allá de que, específicamente contra Ricardito, no me mueve ningún mal sentimiento. Saludos, papá.

    Anónimo: El "temita" que van a tener si a eso aspiran, es como podrán gobernar sin ese 30%, que además de decir mucho cuantitativamente, lo dice cualitativamente: dentro de ese porcentaje se aloja, por caso, la CGT, nada menos. Saludos.

    Pómez: Te recomiendo googlear discursos de Pichetto, en youtube, sobre Ley de Medios y Sesión Preparatoria del Senado el 24 de febrero de este año. Particularmente la versión taquigráfica en ocasión de debatir la Ley de Medios, es para recortar y guardarla. Pichetto explica muy bien este tema. Saludos.

    Lelale: No la toman por pelotuda. Crearon, a partir de 2001, un relato que muchos por desgracia compraron, y sobre esa base operan, con bastante éxito por cierto. El quid de la cuestión está en desarmar esa narrativa. Saludos.

    Sujeto: El lema de Sabbatella, "democratizar la democracia", es muy coincidente con tu opinión. ¿Como se sostiene un kirchnerismo, como se dice, antidemocrático, si se trata justamente de un movimiento que se expone a todas luces -actos, discursos, despliegue masivo incesante-, con lo que se le haría difícil esconder algo? Lo de la disputa interna coincido mucho, lo explicó bien Artemio con aquello de la sobreoferta electoral y la puja por el comando de "la" oposición -esto también lo dijo Natanson- en la cual ganaron los más radicalizados -Carrió, Magnetto-, que son a los que más les cuesta ser coherentes con el discurso de la no crispación. Gracias por anunciar tu participación futura. Yo devolveré gentilezas. Saludos a ti también.

    ResponderEliminar
  7. A todos: Mil disculpas por la tardanza en contestar, me fue imposible hacerlo antes.

    ResponderEliminar
  8. Pablo D,
    He tenido el gusto de leer su "Minuto a minuto con Néstor" en el blog Puedecolaborar me pareció excelente. Me gustaría hacerle notar, y esto va enserio sin ninguna carga irónica, que se olvido agregar "Aumentar escandalosamente su patrimonio". Soy peronista al igual que usted, pero me parece realmente ridículo el incremento en los bienes de Néstor y Cristina. Ya se que usted me dirá que el poder judicial se encargo de averiguar si era legal o no. Eso no lo cuestiono. Pero también creo en la justicia como la plantea Andre Comte-Sponville, la justicia para ser justicia debe cumplir con la legalidad pero más que nada con la igualdad (por más que la legalidad permita hacer lo contrario). Y dice algo como “confórmate con ser rico, pero no intentes a la vez, ser justo”. Creo que el Kirchnerismo se torna anti ético al hablar de la redistribución de la riqueza cuando sus líderes poseen un patrimonio millonario, aceptando de todos modos la legalidad del mismo. Espero no ofenderlo con el comentario, se lo dice un compañero peronista sin ánimos de molestar.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Desde ya, compañero Walter, que no percibo malos ánimos en su comentario. Y debo decirle que a mi también me cuesta a veces explicarme a mi mismo -es al único al que me interesa explicarle algo- la pertenencia a un proyecto de inclusión y redistribución conducido, hay que reconocerlo y decirlo crudamente, por dos millonarios, como lo son Néstor y Cristina Fernández. Pero le propongo, si me permite, pensarlo de otro modo. Del modo que yo lo pienso, y usted entonces podrá o no tomarlo y elaborar sus propias conclusiones. Siendo los Kirchner, como lo son, millonarios, a usted le parece poco ético que levanten determinadas banderas. ¿No merecen más créditos si siendo millonarios se dedican como se dedican a dar la batalla por la implementación de políticas que han mejorado de 2003 a la fecha en gran medida la situación social de nuestro pueblo? ¿No merecen aprobación ética porque pudiendo estar en la tranquilidad de sus millones se dedican a conducir un proyecto nacional y popular que no se limita simplemente a gestionar el estado de cosas existente, sino que han encarado batallas sustanciales, decisivas, que se inscriben como un mojón en el avance de este tipo de experiencias políticas, que pertenecen al amplio movimiento que en América Latina han elegido recuperar la política para ponerla del lado de los pueblos y no de las corporaciones? ¿Para qué batallar contra "el campo", el establishment financiero, la prensa concentrada, los jerarcas genocidas del 76, las mafias judiciales, las cúpulas eclesiásticas y demás? Yo lo pienso desde ese lado y recobro el entusiasmo. Podrían estar más tranquilos sin la política, o seguir en ella pero elegir jugar para otro lado, y eligieron estar de este lado. Para mi les da un valor ético importantísimo, pero entiendo su duda.

    ResponderEliminar
  10. Pablo D,
    Agradezco su respuesta, tiene mucha razón en lo que dice. De todos modos, aunque lo intento fervorosamente, no logro convencerme. Ojala lo logre antes de diciembre del año próximo y pueda apoyar, no solo en discusiones contra retrógrados / gorilas / fachos / familiares, este proyecto nacional. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Así lo espero yo tambien, compañero. Piense que, de última, esto representa la política subordinando a las corporaciones. Y que todo lo demás, es exactamente lo contrario. Y creo que a nosotros, el pueblo, nos conviene lo primero.

    ResponderEliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: