jueves, 10 de junio de 2010

Se mueve el avispero. Capítulo I: Alfonsinito se fumó a Cleto

En la interna bonaerense de la UCR participaron, como mucho, ciento cincuenta mil tipos. Proyectar con eso una elección general es pedir demasiado. El triunfo del hijo de Alfonsín implica otras cosas, más que nada de gestualidad hacia adentro del partido. Por un lado, porque define alineamientos de cuadros, dirigentes y punteros –en el radicalismo también los hay-. Por el otro, porque la proyección de alianzas que pueden ofrecer uno y otro de los aparentes contendientes de la hipotética interna –aparte de Alfonsinito, Cobos- es bien distinta. Por caso, Binner había corrido disparado cuando Cleto deslizó que gustaría de él como compañero de fórmula. Pero otra ha sido su respuesta ahora que se posicionó con expectativas el hijo de la democracia. También Carrio podría acercarse de vuelta al corral, pero ella no aporta nada, es toda resta, y podría convertirse en una rebelde peligrosa dentro de un eventual gobierno radical. No sirve.

Cobos está más cerca de De Narváez, de Macri, de Michetti, hasta de Reutemann y Duhalde. Es decir, poco radicalismo, y aún su escasez es muy factible que empiece a migrar a las tropas del vencedor en Buenos Aires. Es muy derecha Cobos, y los radicales saben pero no quieren aceptar que son de derecha. Da la sensación que el afiliado pura cepa que participó en la interna bonaerense castigó duramente la traición constante de Cobos, además de su estrambótica posición actual, totalmente repugnante de las formas institucionales y republicanas. Uno se permite aventurar otra explicación: el afiliado radical que tenga presente que la cuasi desaparición de la UCR se debió a la gestión De La Rúa, tomará con pinzas consagrar candidato a su emulo actual. Cobos es anodino, gris, chato, sobrio, nunca se pronuncia de modo jugado respecto de ningún tema, no entusiasma a nadie. Alfonsín, guste o no, es de lejos más convocante, al menos se la juega y se define respecto de los ítems en discusión pública.

El vicepresidente en ejercicio de facto tendrá que ingeniárselas para sobrevivir en carrera. El efecto 125 no podía ser eterno. No lo fue. Parece haber tomado nota de que vivir en el no-lugar constante, no es negocio a largo plazo, sí en el corto, donde manda la dictadura mediática de la producción de sentidos, capaz de repetir hasta el hartazgo el “no positivo” cual si se tratase de un gesto patriótico. El largo plazo te exige ser contundente, ofrecer panoramas, trazo de proyectos, retórica movilizante, en fin, todo lo que le falta a Cobos. Tendrá que salir a la cancha a ser candidato en serio, eso exige un mayor esfuerzo. Tampoco el camino es salir a torear a tu rival por medio de… Twitter, desde donde Cleto ha venido enviando mensajes desafiantes a Ricardito. Mensajes que a juicio de Mariano Grondona significan “el cordial saludo del perdedor, aceptando y reconociendo al triufador”.

Todo sea por unir en la redacción lo que los boinas blancas desunieron en las urnas.

1 comentario:

  1. Se pegaron bastante lindo antes de las elecciones, aunque desde las redacciones quisieran disimularlo.

    Yo creo que a Cobos lo ven bastante outsider.
    Igual, en este momento, creo que en elecciones internas nacionales puede triunfar Cobos todavía, aunque ahora pasa a defender con negras.

    Alfonsín tiene mucho por ganar, pero ahora debe jugar bajo los grandes reflectores. Yo quiero verlo moverse antes de emitir un juicio.
    Hasta ahora, lo poco que supe de él, no me gustó.
    Hace poco, en un programa y junto a Carlotto, seguía defendiendo la teoría de los dos demonios...

    Un abrazo, Pablo.

    ResponderEliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: