lunes, 28 de junio de 2010

Prueba Nº 4: Para seguir creciendo, observar las luces amarillas. Argentina 3 - México 1

1) Fue el partido en que más bajo estuvo el nivel del seleccionado argentino. No hubo la posesión de balón a la que nos estábamos acostumbrando, y por ende, tampoco el trámite resultó el placer que los tras capítulos anteriores. No obstante, lejos estuvo de sufrirse, porque México fue más espuma que otra cosa pues a su ataque le faltó la pimienta que hace falta para traducir posesión en algún peligro mayor que tiros de larga distancia, su mayor argumento.

2) Más allá de lo dicho en el punto anterior, los errores de la defensa, o mejor dicho, de Demichelis, ya toman estado de preocupación importante. Chicharito Hernández se le dio vuelta cual si enfrentara a un principiante. Y no puede volver a pasar, porque no siempre habrá chicharitos para marcar de aquí en adelante. No hay que otorgar un centímetro de ventaja.

3) El mediocampo sufrió desequilibrios. En cuanto a Mascherano, y no por exculparlo porque sí, no hay que preocuparse tanto: entre que estuvo muy solo y el condicionante de no ser amonestado para evitar la suspensión, se entiende su bajón. Maxi cumplió en el ida y vuelta. El que está en déficit es Di María, pero eso es tema de otro acápite.

4) Esta vez se optó por elaborar con menor interés en el toque lateral, se cambió golpe por golpe. Se entiende por el rival, hasta se comparte en algún punto. Siendo México, podía ser, de hecho fue, una estrategia fructífera. Pero este equipo se viene destacando por su capacidad de afrontar dilemas más que partidos. Entonces: ¿Está bien insistir en esto ante Alemania?

5) No se jugó mal, tampoco se gustó. Se fue superior al rival, pero no es para dormirse en los laureles eso. Aunque bien vale destacar que no sobró nada, tampoco en ningún momento sonó en riesgo la clasificación. Hubo un gol ilegítimo que ayudó a abrir el partido, más no se puede decir que ese haya sido un factor decisivo. El partido más paradójico de este mundial.
6) Heinze. Tremendo aporte del lateral izquierdo argentino. Hace lo que puede, y lo que sabe, que no es mucho, pero lo exprime al máximo. No luce, pero es imprescindible. Amor propio inclaudicable. Marca con fiereza, deja sangre en cada cruce, se para como si nada de cada golpe que sufre. Ayer salvó dos en la línea y participó del tercer gol argentino. ¿Algo más?

7) Di María. La idea del equipo es que sean los volantes quienes hagan la banda, pues se juega con centrales en los costados. No lo está haciendo, y encima, aporta más nada que poco en la marca, cosa que hace falta sobre todo en los rebotes, siendo que se ha resignado, por el momento, el doble cinco. Parece, hoy, sobrar.

8)
Verón. Ayer faltó toque lateral, clave para dormir el ritmo del rival, construir mejor y liberar a Messi a los lugares que mejor le sientan, los últimos 25/30 metros, cuando le llega la bola bien amasada. También faltó un poco de roce y maldad para contrarrestar los golpes a que sometió México a varios nuestros. Todo lo que puede aportar Verón. No puede volver a faltar.

9) Tevez / Higuaín. Que importante es cuando los delanteros hacen goles. Tevez apareció, más de punta que lo que venía acostumbrándonos. Higuaín confirmó su creciente, con una definición de manual. Individualidades que te salvan que le dicen.

10) Messi. Ante México no fue, está claro, su mejor partido. Siempre que la agarró generó peligro, pero la agarró poco. Ayer le pegaron mucho, pero cabe destacar que se está sacrificando por el conjunto yendo de enganche. Debe, eso sí, pensar menos en su gol. Con Verón será mejor, no es preocupante.

P.D.: Se ganó un partido eliminatorio de mundial en los noventa minutos después de veinte años. Certifica que a veces tendríamos que pensar que no somos tanto como creemos, por un lado, y que estamos bastante mejor que hace mucho, por otro.

Llamado de atención: No pensemos en la revancha antes que en jugar. Alemania es un gran equipo, pero no invencible. Eso sí, hay que pensar en este equipo, y no en el que nos venció hace cuatro años.

2 comentarios:

  1. Felicidades por el primer año de tu blog .

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. ¡Felicitaciones, Pablo!

    Un gran blog el tuyo, y se ve que sos un gran tipo vos.

    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: