viernes, 28 de mayo de 2010

Bisagra bicentenaria

Se ha escrito y dicho mucho y muy bueno por estos días respecto de lo que fue la impresionante fiesta del bicentenario. A uno le queda bastante por repetir y muy poco, salvo dos cositas chiquitas, para el final, para agregar, a modo de humilde conclusión personal.

La crispación ciudadana, finalmente, no existe más que entre algunos abonados al odio eterno. Es, sobretodo, un sentimiento propio del establishment que ve reducidas sus tasas de ganancias por primera vez en años, o de dirigentes a sueldo de aquellos, quienes por medio de mostrarse crispados canalizan y vomitan sus impotencias políticas.

El odio unánime contra el gobierno no era tal, CFK bailó murga –ahora falta la cumbia en jeans y zapatillas-, discurseó, y caminó frente a y entre medio de multitudes no plenamente afines, sin por eso tener que enfrentar reprobaciones de ningún tipo, como les hubiese gustado a varios que ocurriera. Otro tanto podría decirse del miedo a salir de casa y/o la violencia irracional que, algunos dicen, estaría desatada entre la sociedad.
Sociedad que estaría partida al medio irremediablemente, incapaz de juntarse en un festejo como el que se vivió. “Ni libres, ni unidos: dominados por el rencor”, dijo –y es solo uno entre muchos ejemplos-, Alfredo Leuco. Ajá, se notó, sí.

Había alegría contenida, ganas de festejar, y sobre todo, consenso (ay) sobre que había motivos para hacerlo. Quien capitalizará el suceso (tema que se pretende instalar para eludir retractarse de los fallidos anuncios de cataclismos nunca ocurridos), poco importa. Está, y sobre eso es más fácil trabajar, para cualquiera. Para cualquiera con ganas de hacerlo en esas condiciones, claro. Esto es una novedad, cuando hacía demasiado tiempo que se pensaba solamente a partir del descontento.

La otra novedad, a juicio de este comentarista, se coló casi de casualidad. Se volvió a hablar de conceptos como pueblo y patria. Y la puta que no es poco. Siendo que desde hace no poco tiempo se intenta (con este gobierno como principal pero no único actor) pelear contra la hegemonización del sentido público ejercida a través de la deformación y el copamiento del lenguaje, retornar a palabras que se creían olvidadas, o se calificaban como propias de otros tiempos.

Murió el “la gente”, definitivamente. Y eso se pudo solo a partir de que ese pueblo pudo recuperar lo que antes hubo de resignar: la calle, la alegría, la pasión, la reunión popular. Fue mejor el segundo centenario que el primero. No quedaban dudas, pero hacía falta una pueblada de estas para confirmarlo.

Es el primer paso para entrarle duro a la interpretación hecha de arriba hacia abajo. De aquí en más, no hay que permitir las construcciones, hay que construir por propia mano. Es un cambio de paradigma, le guste a quien le guste, le pese a quien le pese.

P.D.: Otra cosa buena es que, de que la presi no fue al Colón con Ricardo Fort, de que el gobierno se quería apropiar del bicentenario, y de otras tantas estupideces, se ocuparon los mismos de siempre, que por suerte no tuvieron cabida alguna. No podía esperarse otra cosa, salud.

12 comentarios:

  1. Ahora, desde los Medios, van a tener que hacer un esfuerzo por volver a imponer un clima de crispación y desencuentro, con 6 millones de argentinos en la CABA y otro tanto más en el resto del país que los desmintieron categóricamente.

    Un momento que me pareció muy especial fue cuando a Cristina se le quebró la voz, al decir que Dios quiso que ella fuera la Presidenta del Bicentenario.

    Emocionante.
    Abrazo grande.

    ResponderEliminar
  2. Y de nuevo un acto de violencia contra el Indec. Esa imagen que quisieron proyectar en las fiestas al fin y al cabo fue puro humo.
    Esto genera crispación de nuevo.. no aprenden mas.
    Por eso mismo, el protagonismo y ejemplo del bicentenario fue exclusivamente del pueblo.

    ResponderEliminar
  3. ¿Cual fue el acto de violencia contra el INDEC? Ay, amigo, que calentura tienen. A llorar a la iglesia, pero si tienen ganas de reirse un poquito, dejen a Bergoglio y venganse para acá, que nadie les va a cerrar la puerta. No hay crispación, amigo, no hay.

    ResponderEliminar
  4. Lo que sí hubo fueron titulares del día después, con noticias sobre inseguridad, corrupción y demás, como para que los 6 millones de boludos que salieron a festejar no se olviden de lo realmente importante. Que no es sentirnos parte de un todo, sino tener miedo y bronca.

    Marcelo

    ResponderEliminar
  5. se tiene tanta fe Cristina que hasta ya se está hablando que viene a Rosario para el 20 de junio
    se le va a criticar oportunismo (de venir solamente cuando se asegure el aplauso) y es cierto. Hace años que no viene.
    Estaría bien, porque acá en el interior se vivió en gran medida como una fiesta muy porteña (fijate que se llevaron todos los artistas grosos a Bs. As.)
    NO SE ENOJEN, pero fue así.
    Aunque los votos de por acá sean menos, saquen a pasear a Cristina por el interior, que les va a venir muy bien. Si bien parece que gana caminando en el 2011, sería bueno que si se habla de un proyecto nacional, incluyan de alguna manera a los pueblos del interior
    Saludos de un no-K que trata de hacer su aporte

    ResponderEliminar
  6. ¿Esa es tu respuesta? Como yo hago referencia al acto de violencia contra el Indec, entonces estoy del otro lado. Del lado de Bergoglio, del lado de Macri, un golpista.
    Muy pobre la replica. Obtusa la manera de pensar.
    Dejalo ahí, no hubo nada, no paso nada. Solo porque vos lo decis...

    ResponderEliminar
  7. Ricardo: Yo quiero bailar una cumbia con CFK, ¿como la ves? Abrazo para vos, amigo.

    Pablo: Total y aboslutamente de acuerdo contigo. Creo que hay que romper la inercia, la mala inercia en en interior. El momento es bueno, pero no para achancharse y no seguir buscando ampliar la base, tampoco como para decir que ganamos caminando. Estamos recuperando. Saludos.

    Leandro: Yo no dije que no pasó nada, pregnté que pasó. Y yo no te pongo del lado de nadie, te pones vos solo, ¿no te parece que es momento como para reirse un poco más? Hay millones de cosas por hacer, pero no creo que por poner más cara de amargados vayan a salir mejor.

    ResponderEliminar
  8. ah no? Acaso no generalizaste al decir.. que calentura tienen? Tiras la piedra y escondes la mano? Este momento es para reirse un poco mas? Que onda? La fiesta del Bicentenario hizo borron y cuenta nueva? El bicentenario fue sinonimo de apoyar al gobierno? No queda claro varón. Yo no me pongo de ningún lado, sino que me defiendo de tus acusaciones infundadas por un lado, y por el otro me parece muy pobre minimizar lo que pasó en el Indec. Leé los diarios, la noticia está en muchas publicaciones, no solo en Clarin (lo digo antes de que me acuses de cerebro lavado) Pero bueno, te dejo con tu suma alegría (a la que solo llegas probablemente ignorando algunas situaciones de la realidad) SALUD!

    ResponderEliminar
  9. Leandro: alegria popular calle
    Estás tres palabras son malas para la derecha.
    Son un canto de esperanza para los militantes de partidos populares.
    Fijate de que lado estás.

    ResponderEliminar
  10. Emi, acá no estoy tratando ni es mi interés ubicarme en algún lado. Solo pongo de manifiesto a través de este medio, que las malas maneras del gobierno no cesan. Y el compromiso lo tuvo el pueblo durante el bicentenario, y no me parece bien que ningún partido político lo capitalice. Entonces los que nos gobiernan deberian ver la actitud del pueblo como un ejemplo, y reveer sus propias actitudes. No me parece mucho. SALUD!

    ResponderEliminar
  11. El gobierno en ningún momento hizo propaganda política con la fiesta del Bicentenario, Leandro.
    Todo lo contrario a Macri, que lanzó una propaganda nacional para decir que restauró el Colón. ¿Leíste algún editorial criticándolo por eso? Yo tampoco.

    Lo que se dice desde el oficialismo es que la alegría inundó las calles, la gente volvió a ser pueblo y se quebró esa idea de que hay miedo o un rechazo generalizado al gobierno.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. A ver si logramos entender mi punto. Primero que nada no estoy discutiendo sobre quien hizo que en la fiesta del Bicentenario. Sinceramente lo que haga Macri o Cristina durante la misma, es algo a lo que estamos acostumbrados. (Macri hizo propaganda, como tambien lo hizo Cristina con ese bonete con la leyenda Kirchner 2011 por mas que intenten sacarle importancia) Y se está capitalizando la misma desde el pensamiento incorrecto de creer que al haber sido la fiesta un éxito, se puede sacar rédito político de ello, pensando que el éxito es propio. Y ahí es donde se la capitaliza.
    Lo que yo propongo es que tomen el ejemplo del pueblo, que en su mayoria salió sin partidismo y festejo un aniversario patrio MÁS ALLÁ DE TODO. Más allá de los aciertos y de los desaciertos de los que nos gobiernan. Y tomando como ejemplo esto, vean en la disposición del pueblo una llamada de atención para reveer sus actitudes.

    ResponderEliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: