jueves, 18 de marzo de 2010

Que no pase con el Fondo del Desendeudamiento lo que pasó el 28-J-09

Si algo se critico de la forma en que Néstor Kirchner encaró la campaña legislativa del 28-J-09, fue que hubo cierta inclinación a machacar más por el lado de la apelación al caos que podía venirse si ganaban algún opositor (el famoso “vuelve el 2001”), que a subrayar los logros propios de seis años de gestión.

Este comentarista coincide, su tesis es que tuvo más acogida, resultó más creíble para los sectores medios de la sociedad la promesa hecha por la oposición de “lo bueno por venir” –controlar a un ejecutivo “despótico” ganando lugares en el congreso-; que la advertencia de lo malo conocido. Más que tesis, perogrullada: la propaganda política suele prender más del lado de la apelación a la esperanza, que al miedo.

Uno no puede dejar de pensar en que hubiera pasado si todo lo bueno que hizo CFK durante la segunda mitad del año –ley de medios, asignación universal por hijo-, lo hubiera hecho en sus inicios –o, más aún, plantear todo durante la misma campaña-, cuando las mayores energías se dedicaron a lograr el adelantamiento de las elecciones y a consagrar las candidaturas de Kirchner, Scioli, Massa y otros. Pero, lo pasado, pisado.

Aún cuando Kirchner tenía razón, porque resulta que a la primera de cambio –Fondo del Bicentenario/del Desendeudamiento- Resto del Congreso solo demuestra voluntad obstruccionista, y cuando aporta esbozos de alternativas lo hace con propuestas que recuerdan a los tiempos malos que se evocaban en la campaña.

El gobierno tiene el camino marcado para saber por donde tiene que ir. El año pasado recuperó oxigeno a propuesta pura, a todo vapor: las citadas leyes, reuniones con empresarios, con la CGT y demás. Este año pretendió homologar tal epílogo, siendo que tanto 2008 como 2009 los arrancó peor de lo que los acabó. La iniciativa del pago de deuda externa con reservas del BCRA, virtuosa por donde se lo mire, va en esa línea de pensamiento.

Cuando te embarran la cancha de la forma en que Resto del Congreso lo está haciendo, más que argumentar los males que pueden sobrevenir en caso de no ser aprobado el DNU, y atacar por el lado de las complicidades que los integrantes de “la” oposición tiene vaya a saber con quien para oponerse a la iniciativa, uno aspira a que dichas miserias queden expuestas desde el repiqueteo con las bondades de la propuesta. Es difícil, pero vale la pena hacer este pedido.

4 comentarios:

  1. el discurso de NK en necochea marca un poco el cambio de rumbo que sugeris, hace un tiempo ya que exponen de esa forma, marcando los avances y con un tono mas calmado, en cuanto al fondo tambien hubo cambios en la comunicacion el "traiganme otra solucion mejor y le JURO que la tomaremos" de la presidente calo mas hondo de lo normal, llevo 10 mil personas a la plaza y subio 6,7,8 (je) puntos la imagen presidencial

    ResponderEliminar
  2. Esta vez las cosas están mucho mas claras, y aunque se pierda por un nuevo voto no positivo, la oposición no podrá escapar al juicio de la sociedad por las consecuencias de su accionar.

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo con varias cosas e las que dicen, pero que lindo sería poder creer que, como dice politico aficionado, la oposición no podrá escapar al juicio social. Yo creo que lamentablemente el pueblo aregentino no tiene hoy la responsabilidad civil que se requiere para ello. Hoy en el congreso se sientan Menem, Rodriguez Saa, entre otros, y no solo están ahí, sino que cuando son funcionales a los intereses o ideas de determinados grupos, estos les dan su apoyo y pareciera que como dice Pablo en el texto, "lo pasado pisado". Es una pena verlo así, ojalá algún día tengan la condena social que merecen.

    ResponderEliminar
  4. Acá el tema básico por bajar de la pelea por la pelea misma, a pelear por lo que de verdad hace de este proyecto lo que dice Ricardo Forster: algo que se opone a más repeticiones de lo mismo. No hay diferencias entre Carrio, De Narváez, Macri, Adolfo, Romero, Morales, Sanz, etcétera. El tema está que tenemos que haber entendido que no alcanza para que eso se note con Néstor parándose en un atril a gritarlo, por más que tiene toda la razón del mundo. Es bueno meter una cuña con el proyecto del Fondo. Porque cuando se trasluce el insoslayable dato que, tanto desde el filo peronismo como desde el pan radicalismo, todos son adoradores de las reservas, que usan la metida de pata formal como simple excusa para no entrar al fondo de la cuestión, se evidencia la homogeneidad derechista que horizontaliza a "la" oposición, fijate que las encuestas revelan mejoras que no se lograron simplemente aludiendo al helicoptero del Presidente De La Rúa. Para pensar.

    ResponderEliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: