jueves, 18 de febrero de 2010

Desacuerdos: ni cívicos, ni sociales

Lilita tiene razón: ¿desde que lógica se sostiene expulsar a alguien de por vida de un lado, y a menos de un año recibirlo con los brazos abiertos? Dijo también, y con razón diluvió, que el gobierno tenía razón en algo: el vicepresidente no puede serlo jugando, a la vez, de opositor. Ahora, bueno sería preguntarle en razón de que se unió a quienes incurrían en esa incongruencia para las elecciones de medio término de 2009. Dice que el ACyS se constituyó con los radicales que habían resistido ser K (entre quienes no estaría Cobos): falso, para esa altura la vuelta de Cleto ya era un hecho, en Mendoza armó él.

Quizá Carrio apostó al desgaste de la insostenible situación por la que transita Cobos. Cleto es redituable para el establishment donde está: sale a cruzar cada coma que dice el oficialismo desde un lugar no menor. A partir de eso, convoca; como convoca, la UCR le ofrece alma y cuerpo, luego, Lilita entiende que pierde en la puja mediática, que es la que a fin de cuentas la que le interesa a todos quienes no forman parte del oficialismo.

Morales sufre por el ascenso de Cobos y quiere poner paños fríos. Prefiere volver entregar la estructura partidaria a un foráneo –`07 Lavagna, `09 Carrio-, que terminar a las órdenes de quien hizo echar del partido. Y también, quizá hasta prefiera perder con ella a ganar con él. Tiene genética loser: perdió dos veces la gobernación jujeña, es senador por la minoría y fue tercero como candidato a vice en `07.

Los radicales la juegan de devotos de la institucionalidad. Dentro de su estructura interna abundan consejos, comités, comisiones, grupos. Eso sería repartir el poder, al contrario de los peronistas, quienes prefieren concentrarlo, porque son autoritarios. Ahora bien, ¿qué sentido hay en todo eso, si la decisión del Comité de Ética y Disciplina (uno supone que ese es el nombre) de expulsar a Cobos, es dejada de lado sin más por mero oportunismo de encuesta? Entre decirse institucionalista, y serlo, hay largo trecho.

La conclusión de este teclado, es que todo lo que ocurre en el Desacuerdo Cívico es en razón de una disputa de poder que necesariamente toda fuerza debe darse internamente. No todos pueden ser caciques: o uno manda y el resto indios, o todo se va a los caños.

Carrio sabe de conducir con mano férrea, le ordenó a Prat Gay como votar en la bicameral que trató el pedido de remoción de Redrado. Lo hizo en función de que su estrategia es mostrarse indubitable e indeclinablemente opositora. Y no está mal, así funciona la política, el resto es puro bla bla para “la gente”. Diálogo y consenso, ok, pero las decisiones hay que tomarlas.

Preguntarse por que el periodismo casi deja pasar desapercibida una situación con la que, de ocurrir en el oficialismo, se haría un festín, es ya estéril. Antes bien, es de temer que tipos que muestran este nivel de improvisación, puedan ser gobierno en 2011.

3 comentarios:

  1. Recién acabo de ver y escuchar a la gorda compañero. Parece una vedette armando quilombo para tener cámara, nada más. Yo no sé como puede tener credibilidad esta mujer. Y de yapa ahora cocetea con el PRO y el Lolo reutemann...de los que habló pestes hace unos meses nada más.

    ResponderEliminar
  2. Acá juega muy fuerte el hecho de que Cobos en Mendoza ganó por veinticinco puntos y ella, donde metió mano, perdió mal: Ciudad de Bs. As. y Provincia, dos terceros puestos, ambos muy lejos de los ganadores. Es quizá la peor estratega política que se haya visto en mucho tiempo: su decisión de forzar a que Prat Gay vaya a la cabeza de la lista de candidatos a diputados en Capital Federal es, a todas luces, inexplicable. Un tipo sin el menor brillo (fue vapuleado en el debate de candidatos en el programa A Dos Voces) que no fue capaz de enamorar ni seducir a nadie. Por otro lado, el capricho Prat Gay alejó en ese distrito a un socio de la alianza en el resto del país como es el PS. Con lo cual se dio el contrasentido de que partidos que en algunos distritos iban juntos, en otros competían.

    ResponderEliminar
  3. Fijate que yo creo que Carrió le aporta votos al ACyS y le puede aportar bastantes a la UCR.
    Para mi ella y Morales fueron los que gastaron suela en todo el pais antes del 28 de junio y convirtieron al ACyS en la segunda fuerza a nivel nacional y le devolvió protagonismo a la UCR.
    Está loca, si. Arma y desarma, si. Pero aún así me parece la más "peronista" de los de ese lado en el sentido de que entiende que al poder hay que ejercerlo o se licua entre las discusiones típicas de comité radical. Y, para mí, tiene mucha mayor capacidad de armar que cualquier otro del Grupo A.

    ResponderEliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: