martes, 19 de enero de 2010

El radical de Illia y el Joven K viajando en el 17

Volvía del laburo en Bondi, línea 17, en un viaje que cada vez demora más, a pesar de que el Ingeniero Macri, en campaña, había prometido lo contrario. Esto pasó hoy. Son las 16:32 cuando posteo, serían entonces algo de las 14:00.

Siempre los viajes de vuelta en el capo (así le digo yo al 17) me resultan placenteros para la lectura.

Por estos días, ha llegado a mis manos uno de un tal Miguel Ángel Taroncher,
“La caída de Illia. La trama oculta del poder mediático”.

En él, el autor describe como los semanarios Primera Plana, Confirmado –de Jacobo Timerman-, y Todo –obra de Bernardo Neustadt-, fueron preparando el clima golpista mediante el canto de loas al Partido Militar y la persistente degradación del Presidente radical y del orden institucional que lo instituía.

En particular, hace foco en la bajada de línea que, a favor de la ruptura, provenía de los editoriales de Mariano Grondona, Bernie y Mariano Montemayor. Cualquier similitud con la actualidad, no es mera coincidencia.

En eso estaba, muy pancho de la vida, cuando se sienta al lado mío un señor bastante mayor. Después de un ratito de observarme leer muy plácidamente, el señor se decidió y me llamó la atención:

“Pibe. ¿Te puedo decir algo de eso que lees, de la caída de Illia?”.

“Si, como no”, le contesté.

“Bueno, mira, yo en ese momento militaba en la JR –Juventud Radical-. Después de las elecciones, y antes de la asunción, nos reunimos con el Dr. Illia, y le dijimos ´Doctor, usted asuma por noventa días, levante las proscripciones a todos los partidos políticos, incluido al peronismo, y entonces llama a elecciones de vuelta, porque no va a poder gobernar con el 24 % de los votos.`. ´Pero si hago eso me voltean`, fue lo que nos contestó. Y vos fíjate, no lo hizo y lo voltearon igual”.

Ese fue el inicio de un lindo diálogo. Yo le comenté que estaba leyendo para conocer un poco más de la historia aquella de Illia en la Rosada, porque a trazos gruesos me parecía –me parece- más de lo mismo: un tipo con buenas intenciones, con un perfil de protección de los intereses nacionales, que recibió la tumbada de los sectores del Partido de la Exclusión.

“Y sí. Más o menos. Fue un buen tipo. Ahí influyeron muchas cosas. Las cagadas del Chino (Ricardo Balbín, por entonces Presidente de la U. C. R. Pueblo, que había declinado su candidatura a favor de Illia ante la errónea creencia de que su partido no podría ganar), que siempre fue y quiso ser segundón. La oposición de la Iglesia y los milicos, que siempre fueron los instrumentos de la oligarquía: uno te predica la sumisión y el otro te caga a palos… Este era radical de verdad, estaba para el país. ¿Qué me vienen con el desarrollismo de Frondizi? Yo había leído Petróleo y Política, y una vez que llegó a Presidente hizo todo al revés. Por favor, dejame… ¿Frondizi radical? Por favor… Lo mismo que este tarado de ahora… El Morales ese… todo en contra del país habla. Le encantaría que esté todo como el dice que está, que es mentira, pero el estaría gustoso que nos matemos en la calle”.

Casi sin querer, me llevó a la actualidad el viejo. Estaba con ganas de charlar parece.

“¿Y a vos te gusta alguien de la política hoy?

“Y, yo soy oficialista”, respondí tímidamente. Porque al revés de lo que dice Mirtha Legrand, los que tenemos que tener cuidado de las represalias somos nosotros cuando hablamos.

“Ah… ¿Y? ¿Quién gana en el 11?”

“No se. Yo quisiera que Néstor o Cristina. Pero lo veo difícil”

“Yo, si se pudiera, diez votos les pondría. Decí que está prohibido, sino”

“¡¡¡¿¿¿A los Kirchner???!!!”, pregunte, muy sorprendido.

“Pero lógico, querido. Mira yo un día me encontré con el comando de la Alianza. Estaba el De La Rúa, la vieja Meijide, el Chacho. Haciendo proselitismo, ¿no? Le dije a De La Rúa, ´Doctor, yo lo voy a votar a usted porque dice que Menem se vaya buscando un buen abogado porque usted lo va a enjuiciar, y me parece muy bien. Pero dígame, ¿Cómo va a hacer para gobernar con este Senado en contra?` ´Y… haremos uno nuevo`. Un nuevo Senado quería decir, mira vos si será pelotudo, así le fue también. Y todo lo que vino después con Cavallo, el recorte del 13 % a los jubilados… ¿Y ahora nos quieren usar a los jubilados para hacer oposición a este gobierno, que nos dio más que ninguno? Por favor, conmigo no. Eso se lo pueden hacer creer a otros”

“Y está jodida la cosa. La pelea con Clarín se fue de mambo y te domina todo”, acoté cuando me dejó.

“Uhhhh… eso también. Clarín. El nuevo instrumento del imperialismo. Te meten de todas mentiras en la cabeza. No tienen límite. Y todo, todo, en contra del país. Si con Alfonsín era lo mismo estos hijos de puta”, sentenció el hombre, ya envalentonado.

“Sí, están todos muy convulsionados. Carrio..”, metí el bocado y me interrumpió el anciano para arremeter de nuevo.

“Esa mujer está enferma de la cabeza. ¿No te parece una desequilibrada mental? No sabe decir nada inteligente, es un disco rayado. Todo denuncia, pero no se sabe que carajo quiere hacer. Y cuando dice algo, es contra los intereses del país. Igual que Sanz, Morales, ahora defendiendo al Redrado. Ellos dicen que es para defender la institución. No… es lo mismo.”, nueva estocada contra sus conmilitones.

“Y esas son rémoras de la derecha. La autonomía del Central, todas esas cosas. Fíjese que todos ahora dicen que en Chile se gobierna de otra forma, más calmos. Lo que no dicen es que el cobre, que es su recurso natural más importante, ni Pinochet se animó a privatizarlo. Y les aporta un millón de dólares por hora al tesoro nacional. Yo también gobernaría más tranquilo así. Pero nadie tiene en cuenta esas cosas, ¿vio?”, razoné yo, cuando me dejó el amigo radical.

“Claro. Es que hay una antipolítica feroz. Son cosas que fueron provocadas esas, ojo eh. En mi época, en los `60, `70, éramos todos políticos, nos interesaba. Ahora los jóvenes nada, en cualquier cosa andan. No se interesan por nada. Hablan mal. Yo tengo dos yernos y trato de hablar con ellos. Escuchan, pero… es como que no les entra, eso fue provocado no tengo dudas”, dijo, medio desilusionado.

“Sí, sí, es tal cual. ¿Y entonces, ahora, de su partido no le gusta nadie?”, pregunté yo.

“¿Ahora? Noooooooo… Por favor. Estos gansos de Sanz, Morales, no sirven para nada. ¿Qué radicales son esos? Todo a servicio del establishment que te quiere dominar. Dejame. ¿Cobos? ¿El doblemente traidor? Traidor a los radicales, y después traidor a los peronistas. Y encima vicepresidente para armarle candidaturas en contra a la Presidenta, pared de por medio. Y no sabe hablar, ni hacer nada tampoco. ¿Eso va a gobernar? Ni loco. Espero que no, por favor.”, contestó el hombre.
"Lamentablemente las encuestas dicen que gana Cobos", le metí fichas.
"Las encuestas son mentiras. Son para arriar boludos", exageró.

“¿Entonces?”, volví a inquirir.

“No, en 2011, y eso que tengo que romper mi juramento de no votar nunca peronistas, no tengo dudas”, aseguró.

“Esta bien eso –se dice esta bien, no esta bueno. Digo, porque hay una ciudad acá cerca de Avellaneda donde una horda de imbeciles andan diciendo que algo va a estar bueno, los muy burros-. Siendo usted radical. Yo también me puse triste cuando murió Alfonsín”, retruqué.

“Un demócrata de verdad ese. Un gobernante nacional, en serio. Lo único, bueno, lo del Pacto de Olivos, ¿no? Pero fuera de eso un fenómeno. Y era igual que ahora. El decía que la derecha lo acusaba de zurdo; y los zurdos, de ser de derecha. Como ahora.”

“Y si te dicen eso algo bueno debes estar haciendo. Porque si te critican así es porque no saben que mierda decirte”, fue mi razonamiento.

“Exacto. Por eso yo, hasta que me muera, mi Presidente va a ser Néstor. Porque él me devolvió el orgullo de ser argentino… querido futuro abogado… te despido, un gusto charlar con vos realmente, en la próxima me bajo”, se despidió.

“No le puedo decir compañero, pero igualmente, que bueno es saber que no todos están contaminados por los medios”, cerré yo.

Más que historias, son testimonios, diría Rodrigo. Me reconfortó la charla, realmente. Dialogo y consenso nos dicen, ¿verdad? Bueno, cuando hay buena leche sí se puede.

6 comentarios:

  1. Que historia, macho! pero es asi, los radicales de verdad, están con el proyecto nacional y popular.

    ResponderEliminar
  2. Ridícula flaco, la historia que inventaste, se nota que sos peronista(bien mentiroso); y aclaro un radical jamas apoyaria a un gobierno corrupto, porque antes que una ideología, es una ética.

    ResponderEliminar
  3. Lamentable, poco creíble lo tuyo. Si la charla existió, triste por parte de los dos. Lo mas probable, que nunca haya existido, en ese caso, doblemente triste. Ojalá ustedes alguna vez se den cuenta que es lo que hicieron mal,casi todo, y así entender por que el pueblo no los apoya en lugar de defenestrar al pueblo por esa falta de apoyo. Ustedes, y sólo ustedes, serán los responsables de Macri 2011. Tristísimo.

    ResponderEliminar
  4. Me gusta la historia q relatás. El Kirchnerismo no es "patrimonio peronista", es NACIONAL y POPULAR. Bien, compañero, seguí escribiendo: Soy ANONIMAAAAAA

    ResponderEliminar
  5. Deja la guitarrita de la mancha de robando.
    Para ustedes son todos traidores (Cobos, Moyano, etc) no será que el problema son ustedes. Porque ahora no dicen que Mariotto es un traidor a Scioli o golpista siendo que hace lo mismo que hacía Cobos.
    Carrió te revienta porque pone en descubierto la lacra que son. Las denuncias son bien fundadas y probadas que no haya justicia independiente no quita que sean una manga de delincuentes.
    Con una pobreza del 25% de la población, teniendo en cuenta 9 años de crecimiento económico con un índice extraordinario no pueden vanagloriarse de ser nacionales y populares.

    ResponderEliminar
  6. Un radical que diga que Nestor es su unico presidente??
    Compara el patrimonio de Illia cuando lo echaron de la presidencia.. y el de Nestor cuando dejo la suya sin mencionar el patrimonio de Cristina...
    Illia termino sus dias como panadero,, en una casa donada por los vecinos porque renuncio a su jubilacion de privilegio... su mujer estaba enferma y no acepto que el estado financie esto.. por lo que hasta vendio su auto y salio de la presidencia mas pobre de los que entro...

    Illia es un procer de honestidad y honradez... un ejemplo de politico a seguir...mientras Nestor descansa en su musoleo faraonico... rodeado de cajas fuertes.. y "doble discurso" dandole migajas a los pobres para que esten contento mientras hace negocios secretos e imperialistas con Chevron y Mosanto..


    ResponderEliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: