martes, 1 de diciembre de 2009

Confirmaciones

El lunes supe que había metido las tres materias que cursé en el segundo cuatrimestre. Con ellas se termina un año que es el mejor en lo que va de mi carrera. Y que, además y a la distancia, resulta crucial en función de mi continuidad en ella. Tan mala había sido la segunda parte de 2008 –raro, después de un auspicioso arranque-, tan duro el golpe de dos bochadas con sendos “2” en Administrativo y Reales, que hasta llegué a replantearme si seguir o no en este camino. Nunca lo había dicho hasta ahora, con las convicciones nuevamente asentadas, bien vale la confesión, más que nada como descarga.

Sentí que había perdido mi capacidad de estudiar, de sentarme, concentrarme y ponerme a comprender un texto, cualquiera sea. Afortunadamente solo fue un traspié sobredimensionado quizá por el hecho de que era la primera vez que me ocurría algo como eso. Bochado en primer parcial y de mala forma. El verano, y fundamentalmente Brasil, me sirvieron para relajarme.

- - -

En el primer cuatrimestre, re cursé Administrativo, completé la segunda parte de Penal –lo único que pude rescatar de la tétrica segunda mitad de 2008- y conocí lo que tal vez sea la especialidad de mi carrera: Derecho del Trabajo. Tanto Administrativo como Trabajo no podrían haberme resultado mejores. Conocí al Dr. José Said, que me guió en la primera, y a los Dres. Gianibelli y Tribuzio, profesores de la otra. Todos ellos ejemplos de excelentes profesionales, me infundieron mucho de concepto y de ideas, en iguales porciones. En Trabajo, por demás, me hice compinche de los ayudantes del Dr. Gianibelli, unos copados de quienes tomé el gustito por ejercer en pos de los derechos laborales, aparte de envolvernos en apasionantes charlas políticas. Sobre todo de Eduardo, militante del PO, que a pesar de que me vive peleando con Néstor y que quiere hacer la revolución del proletariado y eso es imposible, es un gran pibe. Ambas las cerraría con ocho. Fueron fortísimas para mi autoestima, me demostré que podía, y que había pasión detrás de lo que se puede aprender.

En Penal la cosa se complicó un poco sobre el final, con un aplazillo en el último parcial. No podía ser de otra manera ahora que pienso, proviniendo de donde provenía el inicio de la materia. Para colmo me enteré de esto en cama por gripe en tiempos que nos querían vender que la porcina era un peligro fatal para la humanidad. Yo no tuve la A, pero con gripe al fin y al cabo, sentí la impotencia de enterarme por teléfono que no podía siquiera protestar. Todo quedaba para la vuelta a clases en agosto, y algunos viejos fantasmas volvían a agitarse

- - -

Para la segunda mitad del año, Reales –la segunda de las aplazadas en 2008-, Derecho Internacional Público y Finanzas Públicas y Derecho Tributario. Antes de eso, tuve que torear con Penal que estaba pendiente. Y pude nomás, con siete en el recuperatorio, completaba con cien por cien el primer cuatrimestre.

Este fue un cuatrimestre distinto, con DIP cargado de TP´s, tests y un parcial más de lo habitual; con Reales y un modo raro de evaluar, choices con descuento por respuesta negativa lo que me valió, por desconocimiento del sistema, un reprobado más –que, sin embargo, iba a poder sobrellevar-; Finanzas, mucho más tranquila, pero también con un TP jodido. Por lógica toda segunda parte de año carga con mayor lastre de cansancio. Y encima la carga de actividades no ayudaba. Por demás, dos parciales un mismo día tres veces en el transcurso del cuatri (y uno de ellos recuperatorio de Reales, definiendo si quedaba nuevamente out o no). Pero, así como con Penal, el toreo iba a ser una constante en mí esta vez. Apreté tiempos como siempre, le metí duro como nunca. Me ayudó mucho mi experiencia Blogger, ahora estudio mejor, más puntual y redacto más yo mismo, optimizando. Superar DIP fue una prueba de fuego, en lo que significó un verdadero tiro al pichón del cual no me quejo.

Nuevamente conocí gente muy piola, esta vez en todas las materias. El Dr. Fajre y la Dra. López en Reales, mucha onda para la materia más aburrida de lo que llevo en la carrera; el Dr. Caccia (un loco lindo, el profesor hippie) y la Dra. Contarini en DIP, que hicieron una materia muy interesante (como en general lo es la política internacional), abriendo espectaculares espacios de debate, que mejor que aprender así, en el intercambio; y el Dr. Germán Krivocapich en Finanzas, que nos hizo cagar de risa todo el cuatrimestre, y vaya si ayuda eso. Con seis en las dos primeras, y siete en la restante. Y fue todo a lo guapo. Viene bien la variante, no todo será siempre color de rosa y tuve dosis de suerte, sería de necio negarlo.

- - -

En conclusión, un muy buen año. Después de las dudas, hoy puedo decir que me siento más seguro que nunca de lo que estoy haciendo, volví a confiar en mis capacidades, no es poco. Que tengo muchas ganas de mejorar. Que conservo el sueño de servir con mi profesión, y por eso tengo decidido especializarme en Derecho del Trabajo, dado que es donde mejor voy a poder conjugar mis otras pasiones, la política y lo social.

Tengo ganas, estoy muerto de cansancio pero entero. Y contento. Supongo que es lo importante, lo que cuenta. Satisfacción por el deber cumplido que le llaman. No se si deber, siendo que es algo que amo, pero suena lindo, sobre todo para cerrar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: