viernes, 25 de septiembre de 2009

Que no copen la parada (Sobre la ley de medios v. VII). Futuro a la Pirro o a la Laferriere.

“Victoria pírrica es aquella que se consigue con grandes pérdidas y al final no sirve para nada. Es lo que le ocurrió a Pirro, rey de Epiro, al ganar la batalla de Heraclea, ante los romanos, en el golfo de Tarento.”.-

A esta altura del partido, aceptado sea que el proyecto de LdSCA representa -aparte de su propia naturaleza jurídica y técnica- una pelea entre el oficialismo y el grupo Clarín, pues resulta que sea quien sea el ganador, a ninguno de ellos le saldrá gratis la pelea.

Clarín, como nunca, se ha visto puesto a recibir piñas en el centro del ring. Así, cuestiones que antes estaban calladas en un debate que no existía, ahora ven luz: monopolios, oligopolios, posiciones dominantes, lobbies empresariales, operaciones, presión, opiniones adecuadas según la conveniencia de los negocios. Se ha empezado a hablar de muchas cosas que parecían (estaban) vedadas. Dice una expresión, “el rey está desnudo”. No tanto, quizá, pero alguna que otra prenda ha perdido Clarín en la contienda, y con ella, se ha comprometido seriamente su posición relativa en la trama de la discusión de poder. Handicap ese que, bien aprovechado, es un capital nada menor si algún gobierno venidero se decide a encarar nuevamente la cuestión mediática en momentos que su desgaste no sea tan grande y le juegue en contra, como hoy a los K.

Para el gobierno, por su parte, resultará estéril cualquier intento de despegarse de los carteles que le han endosado los misiles de las corporaciones. A pesar de los más de seis meses de debate / la puesta en vidriera del proyecto / los momentos de alta intensidad democrática vividos / los más de cien cambios efectuados al texto en las distintas instancias de discusión / la construcción de alianzas momentáneas con el arco opositor mas rescatable, tiene colgado el cartel de arbitrario, censurador y vocación de silenciador. Y nada de lo que haga hará que ese mote desaparezca, porque no importa cuantos artículos del texto otorgue porque, se escriba como se escriba la misma, toca poderes establecidamente intocables: los que construyen el sentido de la cosa pública. Con lo cual, esta bien puede ser la gota que rebalsó el vaso en su fractura con gruesas porciones sociales que no asumen propia ciertas disputas con ciertos poderes fácticos del establishment, y claman por “paz y administración”, dado que TN significa mucho en su vida, tal el lema de la campaña lanzada por el grupo, entre otras mas lamentables.

Y en cuanto a los Lozano, Macaluse, Pino, Binner, Silvia Vázquez y demás, que osaron votarle en contra a el grupo, pueden ir preparándose para el hostigamiento (Binner puede dar fé de ello). O, peor, el olvido estilo Laferriere, aquel senador entrerriano de la UCR que fue censurado de por vida, él y su carrera política, por atreverse a querer regular del derecho a replica, reconocido por el Pacto San José de Costa Rica.

Entre tantos heridos, hay alguien que puede llegar a verse beneficiado: la democracia. Eso, si la ley sale. En ese caso, se habrá hecho de una herramienta valiosa, a mano de quien la desee para promover mejor los valores que vivir bajo imperio de ley supone.

Salvo la sanción de la ley, que está en veremos, el resto de lo dicho es más que seguro. Cada quien sabrá ponderar, en cada caso, si le pone contento o no cada uno de los heridos tendidos en el campo de este verdadero choque de planetas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: