domingo, 27 de septiembre de 2009

Certezas y aciertos; dudas y errores.

Diego dio, en cuarenta y ocho horas, dos listas de convocados. La primera, para afrontar un partido inexplicable ante los suplentes de los suplentes de Ghana; la segunda, para los partidos decisivos ante Perú y Uruguay que definen la gloria (clasificación al mundial o repechaje ante el de Concacaf) o devoto.

A ver, la lista para el amistoso es de jugadores exclusivamente del medio local. Los que aparecen y puedan sonar a ridiculez, dejan de serlo cuando se asume que, son muy pocos los jugadores del elenco estable que se roban el puesto. Es decir, en una situación normal, no se podría pensar en Palermo, Ortega, Fuertes, Schiavi, Pulga Rodríguez. Pero, detalle no menor, no estamos en una situación normal. Hay presencias auspiciosas como Pocho Insúa, Bolatti, Enzo Perez, Monzón, y tipos que uno quisiera ver, caso Jesús Méndez, Caruzzo y Vangioni. Lo que me surge de este grupo, es que del primero al último pueden llegar a cumplir con creces. Pero el interrogante es saber hasta que punto serán tenidos en cuenta en el proyecto en serio, y no solo en un amistoso ante una selección C.

De la lista para eliminatorias, hay de todo. Primero, nobleza obliga, saludo las convocatorias de Zabaleta y Emi Insúa. Si pedí laterales de raza como bandera de lo que venía faltando en la selección, no puedo dejar de reconocer este gesto. Yo hubiese optado por otros nombres, pero eso ya es cuestión de gustos. Lo que se pedía era la heladera en la cocina y el inodoro en el baño, se dio, que las marcas las elija él no es algo criticable. Eso sí, no vaya a ser cosa que son convocados, y luego los puestos de titular los ocupen Coloccini y Heinze, porque seguiríamos en la misma.

El otro punto auspicioso, sin dudas, es el de la convocatoria de Gonzalo Higuaín. Merecidísimo para quien viene hace rato descosiéndola en el Real Madrid. Se supone, y espero, que viene a ser capanga de área, algo que falta. Y esta convocatoria viene de la mano con los que han sido borrados. Gago es la bandera en ese ítem. Peleado con Higuaín por razones personales, planteó “es él o yo”, y ha dejado de ser el elegido. Coincido, si es así de camarillero, deja de ser necesario. Lo personal le opaca sus inconmensurables calidades futbolísticas. Zanetti, Maxi Rodríguez, Burdisso, tambien borrados, son otros ejemplos de ciclos agotados y nadie los llorará. Distinto lo de Licha López: suena exagerado el castigo para con él luego de no tener ninguna chance, y enojarse –para mí con razón, si era postergado por Agüero- por esa situación. Lo de Datolo es muy criticable, dado que fue de los mejores en el tortuoso dúo de derrotas ante Brasil -más allá de su golazo- y Paraguay. Máxime cuando su especialidad escasea. El titular en ese puesto parece ser Jonás Gutiérrez, inexplicablemente considerado inamovible, lo que es una pésima señal, desde que no mostró ni muestra atributos para tanto premio. Si el elegido en lugar de Datolo es Di María, repito lo que dije en cuanto a los laterales, aparte de que tampoco Angelito ha tenido oportunidades suficientes, y las merece. Pero, insisto, suena ilógico dejar afuera a Jesús. Mal mensaje, desetimando lo que son o debieran ser premios y castigos.

Lo de Aimar es un interrogante. No me atrevo a decir más de un tipo que siempre me encantó pero del que no se tiene registro hace tiempo. Lo que hay que decir, es que se equivoca Diego si planea volver al enganche o hacer que Verón resigne protagonismo.

Cuestión inexplicable el retorno de Lucho González, quien se cansó de desperdiciar oportunidades desde hace tres técnicos.

Quedará por ver quienes de los de cabotaje se suman a la lista. Lo cierto es que entre dos listas hay conclusiones para todos los gustos. Sería de necios decir que Maradona insiste en cegueras, así como muy de ilusos suponer que ya hay una renovación profunda en marcha. Odio decir esto en una columna, pero todo está por verse. Si se arma algo coherente, y muchas convocatorias van en ese sentido, bienvenido sea, no es más que lo que esperamos todos.

Consejo, por último a Diego: bien por lo de Pipita. Pero no agrande el hecho, señor DT. No salga a decir que era imposible no verlo rompiéndola entre tanto crack, pues entonces debiera venir al lado una reprimenda por no haberlo convocado antes. Ya está, bien por darse cuenta, pero hasta ahí. Esperanzas tenemos todos, viene faltando un poco de humildad. A tenerlo en cuenta.

1 comentario:

  1. Coincido con lo de Higuaín, Dátolo y los laterales.
    Para mi no tuvieron suficientes chances el Licha y Diego Milito.
    Pero creo que Verón no está para jugar, si lo hacen jugar como los ultimos partidos: pasecitos cortos siempre a Messi.
    Pongamos mas gente arriba con quien pueda jugar Messi y no a Verón revoloteándole alrededor.
    Bueno, somos todos técnicos, ¿no?. Je.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: