lunes, 3 de agosto de 2009

Contrastes

En el TVR del último sábado se pudo observar dos modos diametralmente opuestos de entender la vida y de considerar la forma en como se la encara. El impacto fue fuerte dado que las notas en que se vieron esos contrapuntos estuvieron pegadas una a la otra.

La primera, se trató de un reportaje del segmento Sociedad registrada, en la exposición de la Rural. Específicamente, la nota realizada a un productor que no parecía de los pequeños, un tal Pereyra Iraola (aunque eso de los grandes y los pequeños esté en discusión,
acá); la segunda, el particular mano a mano que mantuvo Tenembaum con Jorge Rivas.

Empiezo por el último. Se sabe, pero lo repito, el ex vice de Alberto F se encuentra parapléjico por un golpe recibido en la sien, durante un asalto sufrido en `07. Casi completamente inmóvil, prosigue con su vida y se comunica mediante un software que le diseñó un amigo personal. Impresiona verlo y saber que, así y todo, sigue adelante, peleándola. Un mes antes de las legislativas de Junio asumió la banca de diputado que obtuvo poco después de ser atacado, en la boleta que llevaba a Cristina como candidata a Presidenta. Y no es uno más en la cámara. Está elaborando, dijo, un proyecto nada menor: el castigo a las formas fraudulentas de contratación laboral temporaria, que encubren relaciones en realidad estables (tema sinuoso si los hay, lo digo por la experiencia propia de haber cursado, hace nada, derecho laboral).

Pero aparte de la inquebrantable fuerza de voluntad que demuestra para seguir en la lucha, hay algo más que me impresionó de Rivas. El hecho de que, habiendo perdido realmente mucho, no cae en el desvarío de exigir represiones desmedidas por parte del estado, ni clamó venganza para con sus atacantes. Por el contario, dijo reforzarse en “la necesidad de políticas de prevención” y que ubicaba el ataque por él sufrido como consecuencia de la desigualdad. Todas posturas que sostenía previo haber sido postrado –y más- de por vida.

Antes de eso, en una de las notas realizadas en la SRA, el tal Pereyra Iraola mostró una faceta bien distinta. Molesto, ofuscado, incontinente, agresivo, irrespetuoso. Se mostró orgulloso de su gorilismo, calificándose como “anti peronista de genética”. Calificó a Evita de yegua, y a los Kirchner, de cornudos. ¿Y todo porque? Por “no poder exportar”, porque el campo es “algo privado y acá nadie respeta la propiedad privada”.

Hay que defender, es cierto, el pluralismo. Tiene derecho el señor Pereyra Iraola a sentirse descontento con este gobierno, esta política, este modelo. Todo eso es rigurosamente indiscutible. Pero también, lo invitaría a la reflexión. A que revise si no le parece demasiada tanta intemperancia, tanto odio, viendo que hay, como Rivas, y solo es uno de tantos ejemplos, tanta gente con penurias mucho mas acuciantes, profundas y considerables.

Este comentarista, desde las lágrimas que le provocó ver la nota de uno, y la incomprensión ante el otro, no encuentra como no sentirse desconcertado ante semejantes diferencias de reacciones. Y, la verdad, tampoco acierta en que forma cerrar esta columna en forma acorde a lo que Rivas merece. Mi admiración hacia el. Y nada más.

5 comentarios:

  1. Son realmente chocantes los contrastes entre unos y otros. Es que desde el fondo de nuestra historia se arrastra un conflicto de proyectos que, mas que diferentes son antagónicos.

    Uno, el nuestro, cree e intenta impulsar una síntesis. Decía Perón "Esto lo arreglamos entre todos, o no lo arregla nadie".

    El otro es oligárquico y antipopular, sólo negocia en momentos de extrema debilidad, pero en cuanto consigue alinear al campo, iglesia, sectores concentrados de la economía, fuerzas armadas, imperio de turno, clase media y anche sectores populares, ejercerá una dura revancha contra los que pretenden un país para todos.

    ResponderEliminar
  2. Uno es político y el otro empresario.
    Pero en común tienen que los dos hablan de "enemigos".
    Ya con eso estoy en la vereda de enfrente de ambos

    ResponderEliminar
  3. político (...): descripción cuasi perfecta de la sociedad argentina. Al contrario de lo instalado, el peronismo no propugnó ninguna lucha contra el capital, sino que articule. Quienes son rupturistas son aquellos no dispuestos a ceder nada, ni un centímetro, en orden a pensar, no en su gananci personal como quieren hacer creer, que no estaría mal, sino en escalar posiciones de dominio en la sociedad para perpetuarlo.

    gerardo: la dialéctica es una forma cuasi ineludible de hacer política. Mientras eso no quiera decir eliminación del otro, yo lo acepto. Sino, estoy con vos. Sería bueno fijarse quién es que propende la aniquilación del adversario: si Rivas, o Pereyra Iraola.

    ResponderEliminar
  4. coincido con gerardo...

    aca cada uno es un "fundamentalista" a su manera...

    uno no me extrañaria q quisiera volver a los tiempos de tirar manteca al techo...o llevar la vaca atada a sus viajecitos por europa...

    y el otro,tan imbuido en su ideologia...q estaria dispuesto a poner la otra mejilla (yo no se lo recomendaria)...

    rivas se consuela pensando q al menos lo afanaron para despues "donar" lo obtenido a un comedor comunitario...seee seguro...

    lamentablemente la mayoria de los argentinos no tenemos una "pension vitalicia" politica...o una obra social privada de excelencia...(por q a este muchacho no lo atendieron en el hospital posadas precisamente)...asi q no nos podemos dar el lujo de andar poniendo mejillas por ahi...

    con respecto a la dialectica...si no queres la aniquilacion del otro...para q joraca "necesitas" un enemigo entonces???

    con un ADVERSARIO alcanza y sobra...

    pero bue...en este revival "setentista" q nos toca vivir...no es de extrañar q palabritas huecas como...enemigo,gorila,marxista,burgues,
    montonero etc...esten viviendo una epoca de "oro"...

    con gente como cecilia pando agazapada en las sombras...o los firmenich q vuelven a la palestra como "analista de la realidad" (???)...y si,"a rio revuelto...ganancia de pescadores" dicen por ahi...

    asi q rivas e iraolas...cocinense en su propio caldo...los argentinos queremos otra cosa...

    en fin...

    leandro

    ResponderEliminar
  5. Leandro, amigo mio, ya esperaba que aparezcas por acá.

    Pobre Rivas che, no lo trates mal, mirá como quedo pobre, para mi es un ejemplo.

    Saludos

    ResponderEliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: