lunes, 27 de julio de 2009

Roscas

Ya es deporte, inevitable, que el escenario político argentino se tiña permanentemente de la llamada rosca. Omitiendo mencionar al gallinero oficialista, esta vez ha de cargarse tintas sobre los “vencedores” del día 28 de Junio. Si alguien creía que en ambos conglomerados de derecha –el liberal del ACyS, y el neoliberal del PRO- se acercaban tiempos de paz y amor, pues puede ir preparando la materia para marzo.

Veamos, entonces, por orden de votos. En el Acuerdo los roces los genera la Coalición Cívica. La pelea entre sus reinas madres, motivado en que Carrio decidió desconocer el llamado al diálogo hecho por el gobierno, hace presagiar un escenario de ruptura. Stolbizer, hay que decirlo, fue coherente con su postura concurriendo al convite, puesto que ese ha sido uno de los reclamos del espacio que llamaba a “postrar al régimen”. Hace un tiempo Martín Caparrós escribió sobre el llamado “honestismo”, una fase involutiva según el (y yo comparto) de la política, puesto que significaba una apuesta al grado cero. No puede estar completa esta columna sin traer aquella a cuento, dado que Carrió exhibe por estos días algo que ya sufrió en los resultados electorales: incapacidad absoluta de liderar un proceso político colectivo. Ya no es cuestión de machacar sobre sus desvaríos emocionales, sus denuncias sin fundamento, sus pronósticos apocalípticos -impostando horror- nunca finalmente acaecidos, su ausencia absoluta de propuestas alternativas de gestión (como no sean de ajuste o liberalización de mercados) o sus actuaciones de luchadora contra la corrupción. De lo que se trata aquí es de que se está en presencia de una formidable inutilidad en poder trascender del individualismo mediático en el que se sabe mover muy bien, pero que le resulta insuficiente a la hora de construir una estrategia política amplia, visto que con ella sola no-le-va-a-al-can-zar. Decía también en aquella nota Caparrós, que Lilita es cultura del “yoísmo”: yo peleé, yo denuncié, yo parí, está conmigo (para referirse a la situación de López Murphy). Y resulta que es muy difícil no estar de acuerdo con ese diagnóstico cuando uno advierte las palizas que se comen sucesivamente cada una de sus apuestas de la cual la inexplicable postulación del témpano Alfonso Prat Gay, fue sólo el corolario de los ejemplos. Derrota esa que, por si fuese poco, tiene el lastre de que fue mas una imposición de Carrió, tanto que el Partido Socialista no acompañó en la Ciudad dicha lista motivados en que no habría flexibilidad de Carrió para ese armado que, a momentos de constituirse, en realidad ya estaba decidido por la líder de la CC y el resto de los socios eran convidados a un símil de contrato de adhesión en el que su postura poco, o mas bien nada, importaba. Una vez acaecida esa derrota, no cuenta Carrió sobre que pararse para pelear un espacio de poder en una alianza que, mayormente, obtuvo buenos resultados, ninguno gracias a ella. Apartarse del diálogo, contradiciendo sus propias palabras de anteriores ocasiones, se parece mas a un intento de gesto de autoridad desconocido, para comenzar, por su máxima aliada, Margarita. El apoyo de Adrián Pérez, de Patricia Bullrich Luro Pueyrredón o de los Fernandos (Iglesias y Sánchez) de poco le va a servir para enfrentar al aparato. El aparato es el del radicalismo, que también existe, para sorpresa de muchos que tratan de asociar ese vocablo sólo al diccionario peronista. Por ende la situación de Carrió es más bien bastante complicada de predecir, visto que ha sido capaz de todo. No sería extraño ahora que acuse a Stolbizer de ser partenaire de alguna chanchada, rompa con ella y se aparte del ACyS, viendo que, por motivos que abajo retomaré, el liderazgo de ese armado le resultará esquivo. La apuesta de Stolbizer, de ofrecerse una opositora más seria y responsable, dialoguista para afuera pero también para adentro, muestra una opción más inteligente, sensata y, vamos, coherente. No se puede proclamar la república, si uno dentro de su propio espacio actúa como déspota.

Pero, ¿qué es lo que puede motivar canas verdes en Carrió para actuar de forma tan inorgánica? Julio César Cleto Cobos. Resulta que Cleto es el único de los a priori presidenciables por el pan radicalismo que puede mostrar una victoria (y que victoria) propia en las elecciones. Tanto Binner como la chaqueña han sido derrotados, y en política las condiciones las pone el que gana. El resto es puro cuento. Entonces, amparado en la benevolencia mediática de que goza a partir de su voto en la 125, la popularidad que ello le significó, su estilo racional y moderado, ideal para anchas franjas de los factores de poder y, los mas importante, porotos propios para anotar, Cobos asoma como la figura que mejor ventura puede ofrecer a un radicalismo famélico de un liderazgo fuerte. Eso vuelve loca a Carrió porque va a afectar seriamente sus aspiraciones presidenciales. El único argumento por el cual ella se desdijo y retornó a “conversar” con la UCR, fue que el centenario partido está aún en condiciones de ofrecer aparataje para los asuntos electorales. Pero resulta que ahora un hasta hace nada desconocido mendocino le puede -o mas bien, le va a- arrebatar todo ese armado que ella aspiraba fagocitar para apoyar su nueva aventura presidencial. Binner a todo esto luce contenedor y lo más probable parece ser que complete una fórmula con el hoy vicepresidente: la imposibilidad de ser re electo en su provincia, más la situación actual de Cobos cumpliendo primer período en el ejecutivo, le abre al gobernador santafecino un halo de esperanza a 2015 cuando Cleto ya no pueda ser candidato. Utopía pura, pero si de algo sabe Binner, es de esperar oportunidades y escalar peldaños pacientemente. Todo el cuadro lo completa Moráles. Porque en su condición de Presidente del socio mayor del acuerdo, su dedo puede ser decisivo a la hora de la bendición electoral, bien que el no tiene ninguna chance de ocupar ese lugar. Hay que reconocer en el jujeño una capacidad enorme de encarar con igual dedicación agenda de gestión cotidiana y armado partidario. Para lo primero se ha prestado al intercambio con Randazzo, con carácter crítico, aunque de pacificación (avisó que la UCR respaldará las designaciones que el kirchnerismo considere efectuar para la conducción de las cámaras del congreso). Para lo segundo, se muestra componedor entre el autoritarismo de Carrio, las incógnitas del socialismo y un Cobos al que debe tragarse después de haber echado del partido –y decir que no entendía nada de la vida- pero del que no puede renegar visto el ángel ganador que hoy lo ampara. Aparece Moráles, entonces, como una especie de “gran elector” del espacio: como si tuviese el diez por ciento decisivo de las acciones del equipo que va a desequilibrar el triple empate en treinta que se reparten entre los demás socios. En cualquier caso, resulta difícil sacarse de la cabeza la imagen de un Cobos candidato.

Del lado de PRO, el ruido es menor. Un menos que no quiere decir menos fuerte. Quizá el polvorín mediático no sea evidente, pero no por eso quiere decir que no exista. Cabe prestar atención al movimiento que hace Solá en las últimas horas. Aparentemente no deseoso de militar en un bloque a las ordenes de Pinedo. Es el momento de Felipe. Se tragó, hábil, ir segundo de De Narváez. Pero tenía otro handicap, que ahora comienza a enrostrar: diputados que le respondían antes de la elección, provenientes del desprendimiento que generó en la extinta Concertación Plural: o sea, superan sus hombres a los de Francisco. Eso, mas los que se hizo ahora, le otorgan una cierta capacidad de pelear por algo más de lo que significaba ser segundo en una lista de diputados. Sabe De Narváez que mucho de haber entrado en el conurbano profundo se lo debe a los tejidos hechos por Felipe. Y no será el ex gobernador alguien dispuesto a regalar ese capital. Cree que llegó la hora de cobrárselo, reclamando por mayor protagonismo. Más aún, puede que tenga varias cuentas para cobrarse por el evidente destrato y maltrato recibido durante la campaña. Quizá eso no preocupe específicamente al colorado, visto que el objetivo Solá está un escalón por encima del suyo. El preocupado debe ser Macri. Las intenciones de Solá van en dirección de hacer pie en un racimo de PJtistas díscolos, que no están con Kircher, pero que no quieren saber nada con regalarle sus votos a un extraño como Maurizio. Ese PJtismo tiburón, que huele la sangre de Néstor, esta a la búsqueda de un norte que le garantice poder y quizá no confían en Macri para esa tarea. El Jefe de Gobierno sabe que su proyecto presidencial será imposible sin ese espacio y, para su desgracia, se va asomando una figura para embarrarle una cancha ya difícil por la participación de Lole Reutteman. Felipe conoce de rebeliones: no le temió a Duhalde, no le temió a Kirchner, y en ambos casos le fue muy bien. ¿Por qué temer ahora a dos tipos sin armado, que lo postergaron sólo a base de billetera, pero que no tienen ahora, como él, un lugar tan amplio adonde extenderse? De Narváez, está dicho, puede incluso sumársele. Pero para Macri sería terrible que Solá trascendiese en un bloque en el que no fuera un mero subordinado. Y desde donde, sí además, logra seducir todo el resto del arco de la derecha PJtista, va a estar en condiciones de hacerse de un tándem de financiamiento con el sospechoso de trafico de efedrina en la Provincia de Buenos Aires. Acá, fue dicho, está todo mas calmo. Por lo tanto y tratándose de PJtistas, hay promesa de mas carnicería que en el ACyS cuando la olla a presión explote.

Faltan más de dos años y ya hay cartas echadas. Por supuesto que nada bueno puede esperarse de casi ninguno de todos los mencionados en estas líneas. Eso si, diversión, seguro, no va a faltar. Promesa de todo, menos de piropos nos auguran. Las apuestas a por hacerse. Eso si, rosca, es lo que sobra. Y no de pascuas.

5 comentarios:

  1. cuanta necesidad de tirar la pelota afuera....El viejo truco de hablar mal y muy mal del resto, distrae el verdadero objetivo, sin analisis no hay critica, sin auto analisis no hay autocritica, trabajo para el hogar:
    1- Puede ser verdad todo lo expusto por vos, pero el que manda (o no manda) es el gobierno, capaz (capaz?) de cerrar filas corregir rumbo y liquidar a los pseudos ganadores.
    2- Si todos lo jugadores invitados a tu analisis son tan menores, "a quien le ganaron"? a un pigmeo? que caben en un remis???.
    3- El llamado al dialogo, je je, no esta dentro de la idea de gobierno de los ùltimos 6 años, porque pensar que es un manotazo, o bien un chaleco de plomo???
    4- Parefraseando a Fernandez 1, no se abran hecho tan bien las cosas si es nosotros o el abismo????
    5-No resulta extraño, que el perfil de la gloria conseguida en tantos años quede archivado?
    6- El tero pone los huevos a derecha y grita por izquierda,CFK y Nestor + Nestorlandia, no habran perdido la chaveta por hambre de poder y se olvidaron del proyecto y los cuadros?
    7- Patrimonio, Corrupciòn, Infidelidades, Soberbia, Ostracismo, Venganza, Revancha,mmmmmmmmm, creo que es para divan.

    ResponderEliminar
  2. Yo no quiero recargar las tintas de la derrota en nadie. La autocrítica está echa ya, si revisas el blog, en el post "Kirchnerismo en escala de grises". El presente artículo es sólo a fín de hacer un análisis del panorama político actual, para lo cual creo que no tengo porque vedarme ni tampoco hay razones para esconder las muchas miserias que existen en los conglomerados opositores.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Anonimo de las 8:58:
    1 - de acuerdo.
    2 - el jugador mayor se llama Medios. Con ese perdimos, principalmente. El filántropo colombiano es un celular y Clarin es Personal+Claro+Movistar.
    3 - No creas que no se dialogó. Si no hubiera habido diálogo, muchas cosas en el Congreso no salían. ¿O cuantos decretazos metio Cristina?
    4 - No es culpa del Gobierno que la oposición sea el abismo. ¿Vamos a seguir culpando al Gobierno por no haber construido su propia oposición? Vamos...
    6 - Puede ser el tema de los cuadros que decís...
    7 - Todos esos epítetos son proyección de los Medios y Oposición. Que el turno para el diván lo saquen ellos...

    ResponderEliminar
  4. PD: Pablo, muy buen post.
    Hay que mirarlo atentamente a Solá.
    Se bancó mucho y hay que ver cómo y dónde se lo cobra ahora.
    Lo veo con más posibilidades que a Macri o Reutemann.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Richard por el halago.

    Eso del diálogo. Que cosa. A ver, habiendo hecho renacer las paritarias, creado el consejo del salario mínimo, digo, los desafío a encontrar lugares donde se negocie mas que allí. Ok, es cierto, con figuras opositoras, poco y nada. Pero, pregunta: ¿había espacios opositores institucionalizados previo a esta elección de medio término? (y, diría, aún después de ella). Ni siquiera el kirchnerismo ha sido algo concreto en términos partidarios. Entonces creo que lo que el kirchnerismo ha hecho en sus años de esplendor, fue trabar negociaciones con los sectores de poder institucionalizados realmente existentes, e ignorar lo que no eran sino personalismos mediáticos. Hoy los resultados mandan otra cosa, de acuerdo. He allí el cambio de actitud, que existe y eso es innegable.
    Pero seamos buenos: la 125 salió rebotada y el "tema de las AFJP", salió con mas de 160 votos. ¿Cuantos más harían falta? ¿Sería realmente sano que salga con mayor cantidad de adhesiones? Entonces, no verseen tanto con eso del autoritarismo.
    Yo no sé si K perdió contra los medios. Seguramente eso es una simplificación. De lo que si estoy seguro, es de que los medios operaron de hacedores de agenda opositora. Lo mas normal en campaña (y aún tras ella) era una tapa-catastrofe de Clarín o LN y atrás de furgón de cola los figurines opositores repitiendo como loritos. Esto no supone, en absoluto, desconocer los errores monumentales de construcción y conducción estrategia del matrimonio. Nada de eso. Defectos como los que menciona "anonimo" de la ausencia de cuadros. Fue dicho pero hasta el hartazgo: que la fórmula haya tenido que ser Néstor - Scioli, implica no haber abierto el juego lo necesario.
    ¿Y si miramos un poquito la paja en el ojo ajeno? Por caso, recuerdo dos ejemplos. Uno es el de Carrió en el hito que marcó cuando salió a oponerse al proyecto de estatización de las AFJP cuando el mismo ni siquiera había sido depositado en mesa de entrada del congreso. Y el segundo, la reacción del "campo", cuando por comienzos de Marzo se rumoreó -apenas un rumor- un supuesto proyecto de creación de un ente estatal de comercialización para competir versus las cerealeras, que finalmente no se dio. La reacción de las patronales fue tan vociferante que llamó a la verguenza ajena. Diciendo que si se daba se bajaban de los diálogos que por aquellos días llevaban a cabo con Giorgi, Randazzo y Cheppi, y otras barbaridades similares. Entonces, no se ve allí mucha predisposición al debate: ¿como condenar una idea de la que no se tienen referencias ciertas?
    La verdad es que, en todo caso, si estamos "enfermos de falta de debate", es algo que les pasa a todos, y no sólo a unos.

    ResponderEliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: