domingo, 5 de julio de 2009

La formalidad de Roger

Roddick engancha el último drive. La pelota vuela a los cielos. El formulario se termina de llenar y Roger ya tiene el título formal, de aquello que ya era real: es el mejor tenista de todos los tiempos. Medido en Grand Slams, si con eso tenemos medida de quien es el “dios”, Roger empujó de la cima a Sampras, con quien hasta hoy compartía record, y hoy es rey en soledad (¿alguna vez dejó de serlo?).

Justo este año, en que algún tonto debatía si se había terminado, ganó Rolanga y ahora, recuperando Wimbledon en un partido para el infarto ante un nieto suyo que esta vez le dio dolores de cabeza, pasa de discutido a indiscutible. ¡¡¡Cuantas bocas deberán hacerse a un lado!!!

Viva, por la belleza de su juego. Viva, por la recuperación del 1 del ranking, que nunca debió dejar. Viva, porque es un tipazo, un deportista de elite, más allá de un campeonísimo. Viva, porque a pesar de que tiene todo lo que un ser humano normal pudiera desear e imaginar, sigue jugando y emocionándose como si fuese un chico que recién empieza, contagiando ese espíritu amateur, que tanto se extraña.

Y viva, sobre todo, porque fue a pelear en los papeles lo que ya era una certeza en los hechos.

1 comentario:

  1. ES ALGO QUE NO SE VE SIEMPRE... FUERA DE LO COMÚN... QUE REÚNE TODO PARA SER LO QUE ES... TALENTO (POR SOBRE TODO), PERO HUMILDAD, SACRIFICIO Y RESPONSABILIDAD... Y POR SI LE FALTARA ALGO... PACIENCIA... QUE UNO DEBE TENER EN LOS MOMENTOS MAS DUROS EN SU VIDA... PARA DEMOSTRAR QUE NO SOLO LA CAPACIDAD SUPREMA POR SOBRE OTROS ES LO QUE ALCANZA... SINO LA PERSEVERANCIA EN BUSCAR SER MEJOR CADA DIA... NO IMPORTA LO QUE GANES... O DONDE TE UBIQUES... SINO EN LA CONFIANZA DE SUPERAR TODOS LOS LIMITES.... GRACIAS ROGER!!

    ResponderEliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: