martes, 7 de julio de 2009

Kirchnerismo en escala de grises

Ríos de tinta se están escribiendo (aunque sea por Internet, valga la figura) acerca de la derrota del 28J. No pocos de esos análisis intentan explicarse que es, o que fue (ojala que no) el kirchnerismo. Es un buen punto de partida para determinar las causas del traspié. Definir, digamos, al paciente.

Uno, que hace unos días andaba desorientado en la empresa de los porque, termina también por buscar en la punta del ovillo. Siempre fui afecto a las definiciones que sobre el oficialismo han hecho quienes no son del palo. Así, recuerdo que Escriba
ha dicho que es este uno más entre varios gobiernos sudamericanos que “no cumplen de manera automática los dictados de Washington”. Sabbatella elaboró aquello de “valoramos el piso construido, que permite ir por más y criticamos los límites, el bajo techo ha que se resignado”. Aliverti, por su parte, y para cerrar, sostiene que “claramente este no es un gobierno de izquierda, pero tan claro como eso es que no hay nada a la izquierda de esto. Es muy probable que ponga un freno cuando apuesta a articular con lo peor del PJ. Pero de esto no quiero retroceder”.

Tomo todas ellas para avanzar en algo yo. Y es que a mi también me pasa esto de que este gobierno ha sido un “si, pero”. Un híbrido, si se opta por la dureza. Un gris, siendo más suaves aunque, vaya paradoja, justo para un gobierno que ha hecho de la dialéctica un modo de entender la política.

Por defectos propios y por los límites de la macro donde debió actuar, terminó atrapado en un callejón. Las testimoniales son hijas de esa encerrona.

Entonces, si uno analiza al kirchnerismo, siempre aparecen dos dimensiones. La relativa, donde este fenómeno aparece a la izquierda de cualquier otro actor político con capacidad real de poder, en su discurso tanto como en su accionar. O uno más amplio, y allí habrá que terminar aceptando un racimo de oportunidades desperdiciadas, innumerables errores estratégicos de armado político (PJtismo rancio) y la increíblemente veloz pérdida de ese armado a partir que asume Cristina cuando desde la vuelta de la democracia no se había observado, quizá, bloque de poder (y con raigambre popular) mas fuerte.

Ha tenido las oportunidades como para hacer mucho más de lo que efectivamente hizo. Pero, ¿se podía hacer mucho mas teniendo en cuenta la correlación de fuerzas existentes actuando como limitante en defensa de un statu quo? Se va y se viene todo el tiempo en este análisis. Y se vuelve a ir, porque ¿han movilizado popularmente los K lo justo y necesario como para que ese desnivel de fortalezas cambie? Y, para volverse definitivamente loco, ¿lo hubiesen dejado hacer teniendo en cuenta las intenciones que del discurso traslucen? Este gobierno ofrece tantas aristas distintas e igualmente válidas, que cualquier politólogo se haría una panzada. Deja de positivo haber trascendido en el debate político más allá de la discusión sobre honestidad o no; pero también un déficit importante en las estrategias de movilización.

Seguramente, y en conclusión, podrán buscarse las causas de la derrota en esas idas y vueltas. Marchas y contramarchas. Claroscuros. Por esa incapacidad de traducir en acciones concretas la totalidad de aquellos diagnósticos con los que casi es imposible no coincidir. Tanto más por haber querido encarar esa visión rupturista (tibia, pero rupturista al fin) con muchos quienes no estaban nada dispuestos, siquiera, a tocar intereses que no terminaban por determinar más que un moderado “reformismo burgués”. Valga, para esto último, lo que hoy aparece como un fallo de dimensiones incalculables: el discurso electoral de 2007, de la tan mentada calidad institucional, si a decir del propio Néstor esta sería la etapa de la sintonía fina, la letra chica del modelo.

En definitiva, habrá que ver por el lado de estos enredos ideológicos, el porque del embudo en que se estancó este proceso que, hoy por hoy, tiene futuro incierto en cuanto al como podrá re inventarse. Pero que es imperioso que defina sus indefiniciones (valga el juego) y para donde habrá de apuntar su futuro.

6 comentarios:

  1. Buen análisis.

    Yo creo muchísimo en la capacidad de Néstor y Cristina. No creo que haya habido necesariamente "errores", sinó no haber seguido las mejores opciones en ciertos puntos en que el camino se dividía en dos o mas partes. Ahora, la pregunta del millón es si, realmente, no es fácil hacer ese análisis con el diario del Lunes.

    Todavía confio en que Néstor puede encontrarle la vuelta a su cruzada, que, creo, tiene un sentido, una finalidad, que está a la vista: "peronismo fundacional", latinoamericanismo y progresismo.

    Saludos.

    Martin.

    ResponderEliminar
  2. Es un momento confuso. Vienen bien los análisis.
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Pablo D:

    Martin: en cierto modo, hay que usar el diario del lunes. Porque el análisis tambien (aunque no solo) debe hacerse en base a los resultados. Para mi tambien es cierto lo de profundizar, pero hay que hacerlo en serio, limpiando las cuestiones que, sería necio negar, se han ensuciado. Para mi tambien es recuperable.

    Escriba: hay que analizar y analizar. Sino, nos comemos la cabeza. Me vino bien el post suyo por eso lo tomé. Saludos a ti y felicitaciones por la elección.

    ResponderEliminar
  4. Creo que muchos de los que se le anotan como "errores" ahora al kirchnerismo fueron opciones que tomaron de real-politik.
    Se puede criticar la "pejotización" pero, ¿qué otra opción tenían? Dejar el PJ sólo en ese momento, con Cristina en la Presidencia era suicida. Rápidamente se hubieran subido al carro los que se están intentando subir ahora. El peronismo de derecha que quiere retomar el justicialismo.
    Se intentó una construcción superadora del peronismo y no se pudo. Hay demasiados luchando por el status quo. Ya se había salido del infierno. ¿Pará qué cambiar lo que no estaba mal? pensaban seguramente mucho de los "barones" y "señores feudales". No es poco el poder que tienen.
    Movilizar al pueblo, dicen ahora, debería haber sido algo que debió haber intentado Kirchner.
    Acá no hay un sector olvidado y vilipendiado (como por ejemplo los indígenas en Bolivia, a los cuales movilizó Evo Morales) que pueda movilizarse.
    Muchos menos cuando desde hace 5 décadas se intenta vaciar de contenido a la política. El discurso generalizado que colonizó los subconcientes es: "La política es mala y sucia". ¿El Gobierno no intentó cambiar ese concepto? Claro que sí.
    Ahora, así rápidamente, se me ocurre que los Gobiernos cargados de ideología no terminan bien. Recuerdo a Cámpora, recuerdo a Alfonsín y veo ahora como atacan al Gobierno de los Kirchner.
    El intento claro es sepultar la experiencia populista.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Muy bueno Ricardo tu comentario.

    A ver, yo no critico la PJtización de Néstor, porque simplemente creo que no existió. Yo creo, como vos, que lo que se intentó fue peronizar el peronismo y es la forma de hacer la tarea lo que si me parece que fue altamente deficitario. Reitero, no se puede ir para adelante con quien no está dispuesto a ir para adelante, porque ello implica patear cabezas y hay que tener pelotas para hacerlo. Tambien es cierto que muchos parecían querer ir a por todo y luego no lo hicieron: Felipe Solá, con mayúsculas. Ahi hubo errores de ambas partes. De K en no darle mayor preponderancia a Felipe y de Felipe en abandonar el barco de forma tan asquerosa como lo hizo. Asquerosa por el barco nuevo por el que optó y no por otra cosa. ¿Quien podría criticarlo si, desilusionado, se hubiese ido del Kirchnerismo a Nuevo Encuentro, por ejemplo?

    Lo de la no-movilización es algo que para mi fue crucial y de eso no agrego nada, está todo dicho.

    Y en cuanto a la antipolítica, me parece que ahi juega decisivamente la dictadura mediática de la producción de sentidos y en eso tambien habrá que reconocer la demora en enfrentarla, cuando era un claro enemigo a los intentos gubernamentales. Como argumento podrían los K esgrimir que había cosas mas importantes que encarar previo a dicha batalla, pero la oportunidad perdida igual queda y duele. Y no se si no dificulta una futura batalla, cuando en la masividad queda la idea de que una ley de radiodifusión ha sido caracterizada "ley mordaza".

    Abrazo para vos.

    ResponderEliminar
  6. Hola! nos encantaría que difundas este nuevo movimiento en alguna de tus entradas, por lo pronto te dejo el texto en este comentario. Obviamente te invitamos a participar.

    El día 9 de julio se celebró en la Quinta presidencial de Olivos el 1er Encuentro de Autoconvocados x el Proyecto Nacional.
    De acuerdo a lo acordado en la convocatoria se creó este grupo en facebook para organizar futuras concentraciones y/o movilizaciones entre personas independientes que apoyan el Proyecto Nacional sin importar partidos políticos, bajo una única referencia, la bandera Argentina.
    Dentro de los foros hemos llegado a la conclusión que lo importante es principalmente la organización, la concurrencia y el diálogo entre nosotros para conocernos, intercambiar ideas y opiniones que aporten a la defensa del mencionado proyecto.
    Por último vale destacar que todos los miembros del grupo tenemos como objetivo en común manifestarnos sin promover ninguna acción confrontativa ni de violencia.

    Link 'Autoconvocados x':
    http://www.facebook.com/group.php?gid=100733827686&ref=nf

    ResponderEliminar

Piense distinto, con pluralidad y objetivamente, aquí: